Enfermedades dentales no conocen de pandemia: asegurados esperan atención

Dolores de muela, fracturas dentales, caries y más, han martillado silenciosamente a la población durante la pandemia. Asegurados esperan que vuelvan las atenciones odontológicas, mientras, las autoridades se preparan para recibirlos sin que haya riesgos de contagios de la Covid-19.
Muchos alivian sus dolores con medicamentos hasta que logren la atención. (Imagen ilustrativa: Freepik)

Muchos alivian sus dolores con medicamentos hasta que logren la atención. (Imagen ilustrativa: Freepik)

Por: Milagros Murillo F. -

Miles de asegurados en todo el país esperan con ansias la reanudación de ciertos servicios de salud que brinda la Caja de Seguro Social (CSS), que hace más de un año están en pausa debido a la pandemia por la Covid-19. Y es que, hay quienes ven con preocupación cómo su salud se ve comprometida.

En el caso de la salud bucal, tanto de niños como adultos, el panorama se vuelve desalentador, debido a que aún no se permiten citas para odontología y  odontopediatría, a menos que sea una urgencia.

Publicidad

El doctor Richard Ford, experto en salud bucal, asegura que la falta de atención debido a la pandemia ha afectado muchísimo a la población debido a que las enfermedades dentales no detienen su marcha y el no atenderlas en sus etapas iniciales solo trae más problemas. “Durante este año mucha gente dejó, comprensiblemente, de ir al dentista lo que ha empeorado la salud bucal de la población en general”.

Explica que la mayor afectación en los niños son las caries y en los adultos caries y enfermedad periodontal. “Una nota curiosa es que durante el pasado año hemos visto un incremento importante en fracturas dentales, dolores musculares y articulares. Esto obedece a que las personas, que se encuentran estresadas por la situación que vivimos, están apretando los dientes (bruxismo). La cantidad de fracturas dentales que hemos visto el último año es mucho mayor que lo que veríamos en un año cualquiera antes de la pandemia”, sostuvo Ford.

Breves casos

De esas afectaciones conoce bien el joven Joel, quien pasó cerca de una semana con un fuerte dolor de muela que no lo dejaba ni dormir. Al no haber cita en la CSS tuvo que ir a una clínica privada, pero el tratamiento salía de su presupuesto al quedar sin trabajo en medio de la pandemia; tuvo que movilizarse hasta Panamá Oeste en donde la doctora que lo atendió le explicó que por lo complicado de su caso no podía tratarlo y lo remitió hacia un colega en la ciudad de Panamá donde finalmente, y luego de gastar más de $100 entre citas y medicamentos, le extrajeron la muela, porque la otra opción era hacerle una costosa endodoncia. “Tuve que pedir prestado para pagar los gastos y aún debo esa plata, porque sigo sin trabajo”.

LEA TAMBIÉN: Alfabetización en tiempos de pandemia: reto superado

Por otro lado, la señora Edith estaba en medio de un tratamiento con su periodoncista cuando se suspendieron los servicios en la policlínica donde asistía, pasaron los meses y cuando abrieron las clínicas privadas, buscó dónde atendía la especialista y acudió a ella. La dama explicó a Contenido Premium cuánto le ha costado atenderse: “La consulta cuesta $45 al ser jubilada ($50 regular), pero por ser paciente de ella en el Seguro no me la cobró; la limpieza salió en $40, el raspado de encía $75 con descuento y $11 la radiología dental. No me sobra el dinero, pero me toca hacer un esfuerzo para mi bienestar, por lo menos la doctora es consciente y me ha rebajado bastante”.

Además, la señora tuvo que sacar cita con su endocrino también en una clínica privada, porque tampoco está atendiendo presencial en la CSS. Allí pagó $55 aun con el descuento de jubilada.

En tanto, la señora Tania ruega por una pronta atención en odontología, ella también  estaba en medio de unos tratamientos que quedaron a medias. Indica que hace un mes se le “picó” una muela y el dolor se hace constante. “Me canso de llamar al 199 (línea del CSS para atender dudas) y solo dicen que aún no se están dando citas y como no tengo hemorragia no es considerada una emergencia, por supuesto tampoco tengo el dinero para ir a una clínica privada donde la consulta no baja de $40 y las calzas rondan el mismo precio, sin olvidar la limpieza. No me queda de otra que aguantármela y tomar pastillas para el dolor hasta que pueda recibir atención”.

Y así se replican los diversos casos de asegurados que claman por atención, por lo que se consultó al doctor Gustavo Santamaría, director nacional de Servicios y Prestaciones de Salud de la Caja de Seguro Social (CSS), quien explicó que el servicio de Odontología en la institución es uno de los de mayor incidencia en contagios de la Covid-19 por el manejo de aerosoles, pues trabajan directamente con la cavidad oral, ante estos riesgos de contagios se cerró la consulta externa.

Además, los odontólogos y sus asistentes pasaron a brindar servicios de hisopados y trazabilidad, al ser los funcionarios de salud con mayor experticia en el manejo de la vía aérea y en el uso de los equipos de protección personal.

ADEMÁS: El trastorno por el que las mujeres se sienten atraídas por criminales

“Habíamos abierto solo las consultas para urgencias odontológicas, pero si bien es cierto, el personal de salud ya está vacunado, hay lugares en donde tenemos sillones de odontología, pero no hay separación de espacios; en otro momento se podía trabajar de esta manera porque no había riesgo de contagios, pero ante la situación de la pandemia todo cambió y una de las cosas que cambió fue precisamente la atención en el servicio de odontología, pues donde nosotros teníamos cuatro o cinco sillones en un espacio físico en el que se trabaja excelentemente, ahora no se puede hacer porque el manejo de los aerosoles de los pacientes está totalmente en el ambiente”, sostuvo Santamaría.

Detalla el médico que si llega un paciente y es positivo, aunque esté en su fase en la que no se ha detectado el virus (porque no se puede hacer prueba de PCR para atender a alguien en odontología), ese paciente al tener la boca abierta y todos los demás en las mismas condiciones, quedan sin la protección en las cavidades orales, convirtiéndose en un gran riesgo para los pacientes más que para el personal de salud.

Atención con precaución

“Hemos tenido que evaluar todo lo que se va a hacer en materia de odontología, ya dimos la instrucción de inicio de las consultas odontológicas, pero salvaguardando la bioseguridad, sabiendo que en aquellos lugares donde no ponemos en riesgo a los pacientes vamos a iniciar el tratamiento odontológico, obviamente con las nuevas reglas dictadas por el Ministerio de Salud para que nuestras consultas no se convierta en foco de contagio para nuestros pacientes”, afirmó Santamaría, aclarando que ya llegaron los sillones especiales para dicha atención y que en los próximos días se anunciará los lugares donde se brindará la atención. Mencionó que dichas citas se harán a través del 199 extensión 2 o vía web desde la página de la CSS.

Recordó que la atención en urgencias se mantiene y esta es evaluada de acuerdo a la condición del paciente, por ejemplo, casos de hemorragia.

Recomendaciones

Tomando en cuenta que muchas personas no tienen los recursos para asistir al sector privado, el doctor Richard Ford dio algunas recomendaciones hasta que las personas puedan obtener una cita odontológica: “recomiendo practicar mucha higiene, cepillado e hilo dental y apenas puedan deben retomar sus citas periódicas con el dentista”.

El especialista hizo referencia a estudios científicos que han demostrado la seguridad de ir al dentista durante la pandemia, tal como uno realizado por la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos publicado en el sitio web Journal of Dental Research que determinó que siguiendo las medidas usuales de control de infecciones  (tal como enjuagues bucales durante los procedimientos) no aumentaría el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 de pacientes asintomáticos al personal y otros pacientes, debido a que se encontró un bajo número de copias del virus en la saliva de pacientes asintomáticos.

En ese sentido, Ford recalca que el temor al virus es comprensible, pero “los odontólogos somos expertos en temas de bioseguridad, por lo que el paciente debe estar tranquilo”.

 

Contenido Premium: 
1