Mejor producción y venta agrícola nacional, la esperanza del 2021

El 2020 estuvo marcado, no solo por los cambios del clima y desastres naturales, la pandemia por coronavirus incidió también negativamente en el mercado, pero se espera que el año que recién empieza mejore la situación.
Están positivos en que la producción y comercialización les favorezca este 2021. (Foto cortesía: Merca Panamá)

Están positivos en que la producción y comercialización les favorezca este 2021. (Foto cortesía: Merca Panamá)

Por: Milagros Murillo F. -

Un panorama bastante turbio, pero esperanzador, ve para este 2021 Carlos Saldaña, productor de Tierras Altas quien comercializa productos en Merca Panamá, porque, en parte, depende de cómo está la situación sanitaria en el país; sin embargo prevé una mejora en el segundo y tercer trimestre, toda vez que durante los meses del 2020 se vieron muy impactados, sobre todo por el largo periodo de cuarentena debido a la COVID-19 y el tema tan difícil en cuanto a operación de producción y cosecha en Tierras Altas (Chiriquí). Ambos hechos marcaron una tendencia a la baja y a la sostenibilidad del mercado.

Pero Saldaña está positivo en que este año se tomarán medidas más amigables para los comercios micro, medianos  y grandes, por lo que en ese sentido esperan que esos dos trimestres muestren una mejoría importante, una vez mitigado el tema sanitario.

Publicidad

Para el cuarto trimestre esperan que la movilidad se recupere en gran parte a como está en la actualidad, lo que los anima mucho en los últimos meses del año. “El 2021, en general todo el panorama se ve positivo, ahora es cuestión de que no haya ningún otro imprevisto tal como en 2020 que se vio lleno de estos y que sea una comercialización más constante, que la planificación que estamos elaborando con nuestro equipo de trabajo se pueda cumplir un poco más y no tanto a medida que se dan los hechos”.

Haciendo una comparación de ventas, Saldaña recuerda que el 2019 se inició un tanto complicado por el traslado del Mercado de Abastos a Merca Panamá, lo que fue un gran reto hacer que el cliente o consumidor se acostumbrara al nuevo punto de venta. “Fue un gran reto que tuvimos en los primeros seis meses y que sin dudas complicó las ventas ese año, pero después mostró muy buena comercialización en el resto del año, luego de haber hecho docencia al consumidor, establecer rutas del metrobús y que lo visitaran directamente”.

LEA TAMBIÉN: El padecimiento de la COVID-19 sin estar contagiado

Saldaña aseveró que en el 2019 se vio plenamente el beneficio de las nuevas instalaciones y las ventas fueron muy atractivas, porque además, los productores en ese momento estaban teniendo un alza a la siembra, lo cual era un reto que se concretó en el 2020, pues ya se tenía a un productor más robustecido con mucha más certeza del mercado y se arrancó un primer trimestre del 2020 con ventas muy buenas; sin embargo cayó la pandemia y hubo una decadencia fuerte, sobre todo en el segundo y tercer trimestre cuando hubo una movilidad restringida.

“Ambos años han tenido sus retos, ahora pienso que el 2019 nos dio más la oportunidad de mostrar nuestra vitrina de ventas y que el 2020 fue positivo a pesar de todas las complicaciones que trajo la pandemia”, afirmó.

Tal cual lo asegura Lorenzo Jiménez, productor de Tierras Altas, quien admite que el 2020 no fue malo en el sentido de que al ser la alimentación la segunda necesidad que tiene el organismo, después del agua, la gente se las ingenia para alimentarse, por lo que sí ha habido mercado a pesar de la pandemia, aunque también hubo fincas afectadas por contagios en la mano de obra, pero las ventas en sí no se vieron afectadas y la actividad no se paró, porque a su juicio en el mundo se comprendió que si no se morían del virus, se morían de hambre.

Las afectaciones directas que dejó en la producción agrícola el año pasado se dieron en los lugares donde hubo derrumbe e inundaciones por las lluvias y huracanes y las indirectas fueron producto de las enfermedades (virus) añadió Jiménez.

Esperan más ventas en Merca Panamá

En esa misma línea, Yoris Morales, presidente de la Asociación de Comerciantes de Merca Panamá informó que en cuanto a las ventas se tiene una tendencia al alza, debido a que la gente está más preocupada por comer productos frescos, entre ellos vegetales y muchas frutas, por lo que creen que en este verano las ventas se van a ir normalizando; sin embargo hay que recordar que un sector muy importante como lo es la hotelería y restaurantes están cerrados y ese segmento es el que le hace falta a la comercialización agrícola en general para llegar a una normalidad.

“Si figuramos en las personas que han visitado Merca en el 2020 estas aumentaron, pero si se compara con las ventas generales con el 2019 hubo una disminución de al menos del 10% pero sí hay más visitantes en Merca”, adujo Morales.

Mal tiempo hizo estragos

Los huracanes Eta e Iota ocurridos a finales del 2020 tuvieron un impacto fuerte en la producción agrícola, que se vio reflejado a corto y mediano plazo en el rubro de hortalizas y vegetales, específicamente en las hojas como lechuga, repollo y apio y aunque es ese momento hubo un breve desabastecimiento, ahora, dice Saldaña que se ven los resultados a mediano plazo en cuanto al bajo rendimiento en la producción de rubros como papa, tomate y pepino ocurrida meses después. “Pero hoy podemos decir que esos sectores tomaron su curso y se ha podido comercializar, esperamos que lo que esté en campo este verano se recupere y tengamos una zafra exitosa de papa y cebolla, específicamente”.

“Los huracanes fueron los que más pérdidas ocasionaron, pues escasearon productos como la lechuga cuyo quintal llegó a costar 125 dólares, pero ahora está a precio irrisorio, que si se logra vender algo se salvó, pues no se trata de a qué precio se puede vender, sino si se logra vender algo”, acotó Jiménez.

Y es que, los precios son testigos de la afectación que dejó el mal tiempo a finales del 2020, específicamente en noviembre y diciembre con huracanes que se formaron en la región del Caribe, dijo Yoris Morales, aduciendo que hubo precios récord en productos como lechuga, repollo, coles, papas y apio, pero poco a poco se han ido estabilizando las áreas que se perdieron y el mal tiempo ha ido retrocediendo.

ADEMÁS: Niños, los héroes de la pandemia

Al igual que Saldaña se refirió a que se espera una buena cosecha de cebolla y que de la papa, zanahoria y remolacha se estabilice su precio. En tanto, vegetales como las lechugas, repollos, pimentones y tomates bajaron su precio, así que en los meses de febrero, marzo y abril se debe mantener precios bajos como ocurre normalmente año tras año.

Saldaña asegura que el panorama ahora se ve muy bien y ya se han realizado las adecuaciones en Tierras Altas que había perdido muchísima infraestructura. “Estuve por allá esta semana y me complace ver que los caminos de producción se han ido mejorando y habilitando, lo cual nos da una esperanza de que la cadena de suministros se va mantener fuerte e incluso más cuando los rendimientos de producción se concreten en la capital para los productores, para que puedan seguir trabajando y tengamos un 2021 con sembradíos suficientes para abastecer el mercado y la demanda mensual de los distintos rubros”.

Fenómeno de la Niña no sería un problema

Meteorólogos aseguran que este año no será tan seco al estar bajo el Fenómeno de la Niña, que se caracteriza por lluvias y frentes fríos. En ese sentido, Yoris Morales apunta que esto no afectaría más allá del frijol.

Explicó que en el caso de los vegetales y tubérculos que se cosechan en Cerro Punta sería de mucho beneficio, porque disminuye el costo por regadío y en las áreas de provincias centrales, el llamado Arco Seco, será de beneficio para la ganadería y también para la cosecha de melón y sandía, pero si lo vemos para el área de recolectora de frijoles y poroto, como en el área de Alanje, provincia de Chiriquí, donde se produce el llamado frijol chiricano o de bejuco, sí puede haber pérdidas producto de la pudrición que se pueda dar en caso de que haya días seguidos de lluvia como se han venido dando en el mes de enero. “Habría que verlo por rubro, pero a nivel general es beneficioso que siga lloviendo”, dijo.

En tanto, Lorenzo Jiménez recalca que no pueden basarse solo en las lluvias, ellos ponen sus esfuerzos en los sistemas de riego para evitar la escasez que se da en el verano, aunque admitió que las lluvias servirían, por ejemplo, para saber que ese día no hay que encender el sistema de riego.

Estamos a punto de recobrar la estabilidad en cuanto a la producción, considero que a partir de febrero ya muchos rubros regresan a su estado normal en la producción, aunque sea época seca y en marzo, que era lo que se  esperaba, habrá una sobreproducción de cebolla”, mencionó Jiménez, quien dijo además que antes se sembraban 1,200 hectáreas de cebolla, esto se redujo a 400 y este año se está cerrando en 950 hectáreas, lo que se traduce en más ofertas para el consumir, recordando que esto no ocurre de la noche a la mañana, sino que lleva un plan piloto para lograrlo.

 

Contenido Premium: 
1