Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

LeBron podría acabar en el Sixers

Al todavía jugador de San Antonio Spurs le resta un año de contrato, pero los texanos verían con buenos ojos su traspaso

A LeBron James le sobrarán novias una vez acaben los ‘play-offs’. La segunda etapa en el equipo de casa llega a su fin y se abre un abanico de posibilidades para un jugador que aún sueña con superar los seis anillos de Michael Jordan. 

El de Akron tiene las maletas preparadas para dejar el Cleveland Cavaliers en busca de una franquicia en donde pueda aspirar de manera continuada a la corona. El Cavs está lejos de ser un equipo de dicha condición. De hecho, cerró la temporada regular en cuarto lugar en la Conferencia Este, con una discreta marca de 50-32, y está sufriendo para pasar de la primera ronda ante Indiana Pacers. Centrado en seguir con vida en los ‘play-offs’, LeBron ha aplazado su decisión hasta que concluya el curso para él y sus Cavs. Visto lo visto, parece complicado que los de Cleveland repitan por cuarto año consecutivo en las finales de la NBA. 

Segunda huida de Cleveland

No sería la primera vez que abandona su hogar. Ya dejó el Cavs en 2010 y su marcha fue todo un acontecimiento televisivo, al hacer público su destino a través de un ‘reality’. El alero se reunió antes con Chris Bosh y Wade para acordar el juntarse los tres en un mismo vestuario: el de Miami Heat. Misma estrategia podría seguir por segunda vez para coincidir con nombres como Carmelo Anthony, Paul George o Kawhi Leonard. Todo vale en el universo de LeBron con tal de seguir sumando títulos y llegar a los seis del ídolo de su infancia. A sus 33 años, cuenta con tres trofeos de la NBA (2012, 2013 y 2016) y para el cuarto parece que deberá esperar al menos hasta 2019 porque el Cavs está lejos de ser favorito en las cuotas de baloncesto y sus respectivas apuestas al campeonato. Figura muy por detrás de Houston Rockets, Golden State Warriors y Toronto Raptors en la carrera por el anillo. 

La recomposición de la plantilla no fue la adecuada para minimizar los daños por la marcha de Kyrie Irving y el vestuario tuvo que sufrir una segunda restructuración en la ventana invernal, sin que las nuevas caras estén dando un salto de calidad al bloque. Jugadores recién llegados como Jordan Clarkson o George Hill están lejos de ser estrellas consagradas, por lo que James debe multiplicar sus esfuerzos en ataque y también en defensa. 

Dicha situación daría un vuelco radical con un cambio de aires. Philadelphia 76ers, Los Angeles Lakers y New York Knicks, todas franquicias históricas, le proporcionarían escuderos de primer nivel para que dispusiera a su alrededor de los recursos necesarios para acabar con la dinástica de los Warriors. Los últimos rumores le sitúan en la 2018/2019 en las filas del Sixers junto a Leonard. Al todavía jugador de San Antonio Spurs le resta un año de contrato, pero los texanos verían con buenos ojos su traspaso ante la racha de lesiones que le mantiene al margen de los planes de Gregg Popovich desde hace un tiempo. 

 

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title