SEVERINO está cerca de cumplir su sueño en solo cinco años

Por: Carlos Castillo Jiménez / carlos.c[email protected] -

En diciembre de 2009, sin pensar en que podía firmar con una franquicia de las mayores, entrenaba para repetir con la juvenil de Veraguas, hoy practica con la mente puesta en subir a la Gran Carpa en el 2015.

Severino González es un claro ejemplo de que el dinero no lo es todo en la vida, el veragüense de 22 años cree que si se aprovechan las oportunidades se pueden hacer realidad los sueños.

Publicidad

A diferencia de al menos el 90% de los peloteros panameños, quienes solo se enfocan en conseguir jugosos bonos económicos por firmar con un equipo de las mayores, Severino le está sacando el jugo a una modesta oferta de 14 mil dólares de parte de los Filis de Filadelfia a mediados de 2010.

“Yo nunca pensé en firmar, gracias a Dios me llegó la oportunidad y no dudé en hacerlo. Mi bono fue bajo y pocos se dieron cuenta de que había firmado, pero para mi no era importante el dinero, solo quería ir y esforzarme más que los demás como lo he hecho desde el día uno”, aseguró González.

Desde su firma a la fecha no han pasado ni cinco años completos y el espigado lanzador de 6’2” de estatura ya coquetea con su sueño de subir al “big show” de la Gran Carpa. Y es que el alto mando de los Filis ya le comunicó que debe llegar al campamento primaveral, en Clearwater, Florida, el próximo 15 de enero.

“Ya me llamaron para que viaje dos semanas antes de que arranque oficialmente el ‘spring trainning’, me dijeron que hay un cupo de abridor en el equipo grande de los Filis y quieren que vaya por ese espacio”, reveló González, luego de un entrenamiento en el estadio Omar Torrijos Herrera de la ciudad de Santiago, Veraguas.

Gracias a su maestro

La historia de Severino en el béisbol comenzó allá por el año 1998, cuando con seis años cursaba el primer grado en la escuela Los Boquerones, en la comunidad que lleva el mismo nombre, y donde siempre ha vivido junto a su familia.

El lanzallamas derecho recuerda que fue su maestro Wilfredo quien lo hizo inclinarse por la disciplina del béisbol, deporte que hoy lo tiene a las puertas de convertirse en Grandes Ligas número 54 de Panamá y apenas en el segundo nacido en Veraguas.

“Un día en la escuela, el maestro Wilfredo me dijo que me veía buenas cualidades para jugar béisbol y yo tomé el consejo, comencé a practicar, mis padres me inscribieron en las Pequeñas Ligas 20-30 de Santiago”, detalló el hoy prospecto número siete de todo el sistema de ligas menores de los Filis de Filadelfia.

En las Pequeñas Ligas 20-30, González absorbió como una esponja las enseñanzas del veterano entrenador José María “Chema” Trujillo y Gabriel Ramos, quienes lo dirigieron en las categorías Preinfantil (9-10 años) e Infantil (11 y 12), Preintermedia (13-14) e Intermedia (15-16).

Tras representar a Veraguas en todas esas categorías del béisbol menor, a la escuela de Los Boquerones y al Colegio José Santos Puga de Santiago, Severino también defendió la camiseta de la “tribu” india en el Torneo Juvenil 2009 y aportó al título veragüense del 2010, pero sin ser un pelotero sensación ni mediático.

A fajarse por la familia

Al presentársele la oportunidad de firmar, Severino dijo que en lo primero que pensó fue en el futuro de su familia, ya que en su infancia el dinero nunca fue un visitante frecuente en su hogar, compuesto por su padre Severino, su madre Melida y sus hermanas Sheila, Perla y Brenda.

“Yo soy el hijo más chico, mis padres y mis hermanas siempre lo han dado todo por mi, ahora era mi oportunidad para ser alguien en la vida y devolverles toda su ayuda”, declaró el líder en ponches y episodios lanzados del Reading Fightin Phils, sucursal Doble A de los Filis.

Con ese objetivo familiar entre ceja y ceja, el abridor viajó en el 2011 a Venezuela, donde jugó dos campañas con la filial Rookie de Filadelfia. Para el inicio de la temporada 2013, la organización decidió que Severino estaba listo para jugar en Estados Unidos y no se equivocaron, comenzó el año en Clase A , luego lo subieron a Clase A Fuerte y terminó en Doble A.

“Ese primer año en Estados Unidos fue difícil, principalmente por el idioma, pero mis compañeros me ayudaron mucho, entre ellos mi amigo, el chiricano José Mayorga, quien era mi compañero de cuarto”, recordó el serpentinero que fue escogido como el Lanzador del Año en las menores de los Filis en ese 2013.

Este año y ya con etiqueta de prospecto No. 7, González firmó un año de consagración, al liderar las estadísticas del Reading Fightin Phils en episodios lanzados, con 158.2, en ponches con 115 y en WHIP (promedio de base por bolas y hits permitidos por entradas lanzadas) con 1.28.

Inspirado por su padre

Su padre es la persona que más tiene presente en cada una de sus salidas al montículo. Y es que González no se le olvida la petición de su progenitor cuando a principios de septiembre del 2013 lo llamó para decirle que él y su madre tenían que sacar la visa estadounidense para que lo acompañaran a recibir el premio de Mejor Lanzador del Año de las Ligas Menores.

“Yo estaba emocionado con esa noticia y más porque iba a recibir el premio en el estadio del equipo grande, antes de un juego de los Filis en el Citizens Ball Park. De inmediato marqué a Panamá y les dije, mi papá se puso contento, pero me dijo que no iría, me aclaró que él viajará a Estados Unidos para verme lanzador en Grandes Ligas”, recordó Severino sentado en el “dugout” de la tercera base del estadio Omar Torrijos.

Esa petición de Severino González padre le ha quedado retumbando en la mente a Severino hijo, quien ahora piensa que llegar al “big show” de las mayores será un sueño hecho realidad por partida doble.

Para el diestro, uno de los momentos más difíciles en sus cuatro años en el sistema de ligas menores de los Filis lo vivió en julio pasado, cuando no ganó en ninguna de sus seis apertura y además su padre llegó a estar en cuidados intensivos por una cirugía de piedra en vesícula.

“Si yo me pude recuperar de ese mal mes y mi padre también mejoró, ahora solo tengo que cumplirle su sueño de viajar a Estados Unidos para verme lanzando en un partido oficial de Grandes Ligas”, finalizó.

Sus estadísticas

397.2

  • Es la cantidad de episodios lanzados que tiene Severino luego de dos campañas en Venezuela y dos en Estados Unidos, en Clase A, Clase A Fuerte y Doble A.

349-65

  • La relación de ponches y bases por bolas que acumula el derecho veragüense en sus cuatro temporadas en el sistema de ligas menores de los Filis.

15

  • De enero es la fecha en la que González se reportará a Florida, para entrenar con dos semanas de anticipación a la llegada de los receptores y lanzadores.