¡Simplemente no entiendo!

¡Simplemente no entiendo!

¡Simplemente no entiendo!

Por: Redacción / Crítica Impreso -

Charlotte Elton, es toda una institución en Panamá. Ayer lanzó una reflexión que le salió del alma: "tengo una pregunta y nadie me ha podido explicar: porqué $80 por mes para comprar comida por familia y por qué una bolsa de comida que dura apenas 4 días cada 15 días".

Ella nació en Inglaterra y vino al istmo en 1969 recién graduada de Filosofía Política y Economía de la Universidad de Oxford. Es tan panameña como cualquiera de nosotros y por eso está preocupada por la gente.

Publicidad

¡Andamos muy mal... me duele mucho!, exclamó mientras repetía su interrogante sobre bonos y bolsas sin encontrar respuestas. La pregunto a los que conozco y a los que no conozco, para ver si entre todos podemos encontrar una respuesta.

Panamá tiene estadísticas que fijan en $300 la canasta básica para una familia de 4 y muchas familias tienen más de 4 personas...así me vuelvo a preguntar de dónde viene esa cifra de bono de $80 o bolsa de comida que dura 4 días, exclamó Charlotte mientras reflexiona en una hamaca en su hogar.

La profesional que ha trabajado en el PNUD, OEA, ICASE y Ceaspa destaca que todos los días sale que el BID, que el Banco Mundial, que la Cooperación Andina de Fomento está dando tanto a Panamá... que el gobierno sale al mercado internacional también y obtiene fondos,pero "en qué están invirtiendo esos dineros, sino están invirtiendo en lo que el pueblo necesita para sobrevivir".

"A mi me duele mucho, porque lo que estamos haciendo, estamos creando problemas de salud, problemas de desnutrición, de debilidad... yo no entiendo lo que están pensando los dueños del país y los que manejan el país", lamentó la economista.

"No entiendo y nadie ha explicado nada, no hay manera de saber cómo se llegó a esa conclusión" de un bono de $80 y esas bolsas de comida. Cuando levanten las restricciones vamos a estar peor estado mental y nutricional, vaticinó Charlotte Elton, concluyendo con una frase que más bien sonó a un lamento: ¡simplemente no entiendo!

Contenido Premium: 
0