Block title
Block content
Block title
Block content

El VAR condena a Portugal a la segunda plaza

La selección portugués empató ante el onceno de Irán por marcador de 1-1.
El VAR condena a Portugal a la segunda plaza

Por: Rusia/EFE -

Una decisión demandada por el videoarbitraje (VAR), propició el penalti que en el tiempo añadido transformó Karim Ansarifard y que evitó la victoria de Portugal en Saransk (1-1), condenado al segundo puesto del grupo y a una eliminatoria de octavos ante Uruguay.


Los recelosos de la tecnología se cargaron de argumentos en el duelo del Mordovia Arena. Los monitores acapararon una atención que no reclamó el césped. Ante la escasa efectividad y las pocas ocasiones fueron los televisores los que gestaron las acciones con chicha en un duelo con más intensidad que juego.

Publicidad
VER TAMBIÉNEspaña, clasificada para octavos de final como primera de grupo


Hasta en tres ocasiones, decisivas, el VAR entró en escena. La primera, para indicar un penalti a favor de Portugal, al inicio de la segunda parte, que desperdició Cristiano Ronaldo. Después, para juzgar una posible agresión del capitán portugués sobre Morteza Pouraliganji. El árbitro, el paraguayo Enrique Cáceres, miró y miró la acción. E interpretó. Algo vio. No supo el qué y sacó tarjeta amarilla.


Finalmente, la tecnología dictó sentencia. Con Irán agitado por lo que consideró un agravio protestó una jugada dentro del área, casi al final. Una pelota que dio en la mano de Cedric en la puja por la pelota de Sardar Azmoun. No desperdició el tiro desde los once metros Karim Ansarifard, que dio el empate a su equipo.


El gol solo valió para firmar el final honroso de un grupo batallador que sigue sin poder superar la historia y alcanzar la fase de grupos por primera vez.


Nunca estuvo cerca aunque el marcador diga otra cosa. Careció de ocasiones el conjunto de Carloz Queiroz, batallador y ordenado con el viento a favor pero escaso de recursos cuando toca otra cosa.


Ricardo Quaresma fue el único capaz de entender la situación para Portugal. El atacante del Besiktas tiró de talento, al borde del descanso, para adelantar al equipo de Fernando Santos en un día para olvidar para Cristiano.


Es Irán un equipo áspero para cualquiera. Incómodo para jugar. De esos con oficio y las ideas claras. Basado en la seriedad defensiva cuando el rival es superior. No concede espacios y nunca rehúsa a cortar el ritmo. Al menor contacto no tiene inconveniente el jugador en caer al suelo y alargar su estancia en el piso. No hay ritmo con Irán, maestro en interrumpir cada partido. Y una consigna clara: prohibido las pérdidas de balón que propicien velocidad y desorden.


Está trabajado el conjunto asiático sabedor, de sobra, de sus limitaciones en la alta competición pero también capacitado para responder si la ocasión lo requiere. Carlos Queiroz ha llevado a sus hombres, fieles como soldados, esta convicción. Disponen de un activo al contraataque y son solventes a balón parado. Pero sobre todo, son fieles a la causa hasta el final.


Portugal cayó en la trampa. Víctima de su impaciencia, primero, y de su falta de recursos después no dio la sensación de tener armas para doblegar a su contrario. Y menos con la claridad que en un momento dado podía necesitar.


Después de un inicio animoso Portugal decayó contagiado por el tedio iraní. Un par de disparos lejanos de Cristiano Ronaldo y la inquietud que generó la movilidad de Andre Silva fueron las únicas sensaciones del grupo de Fernando Santos, cuyas ocasiones fueron más producto de la ingenuidad de su contrario que por elaboración propia.

VER TAMBIÉNMuchos brasileños quedarán en "bomba" gracias a Neymar


Portugal se empezaba a impacientar. El gol no llegaba y las ocasiones empezaban a escasear. Irán se animó. Unas cuantas aproximaciones, con criterio, pusieron sobre aviso al Campeón de Europa.

El conjunto asiático tenía el partido donde quería. El balón para el rival. Un pase y otro. Pero sin riesgo. Bajo control para Irán. Sin prisa, al tran tran.


La clave al final estuvo en el talento. Cristiano Ronaldo no tenía el día. Bien vigilado, la ansiedad le pudo en más de una ocasión. Con el tiempo casi vencido apareció Ricardo Quaresma, una de las apuestas de Fernando Santos en el once inicial que irrumpió en Saransk.


.

Block title
Block content
Block title
Block content