Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Rompe el silencio

Erika Parker dio detalles acerca de su relación con César Anel Rodríguez.

Diosy Rodríguez VIVA

Entregada, apasionada y decidida. De esta manera y en varias ocasiones la señorita Colón Erika Parker se ha referido de su personalidad. Hoy día esto lo ha puesto sobre la mesa para aclarar dudas y hablar de todas las dificultades que tuvo dentro de la Organización Señorita Panamá, puesto que fue destituida como señorita Panamá Tierra 2017

En un en vivo por Instagram y con la vista de más de 100 personas, la colonense rompió el silencio y contó todo lo que pasó para representar a Panamá en Filipinas

La chica se atrevió a decir que durante el mes que estuvo en Filipinas no almorzaba ni desayunaba, que si hubiese sido parte del programa Esto es Guerra, tendría que darle a César Anel el 60% de sus ganancias, que a su regreso a Panamá pasó mucho trabajo, pues lloró por tres horas en el aeropuerto, ya que no tenía dinero para retornar, fue entonces cuando una persona le prestó 300 dólares para poder traer su equipaje de vuelta. Además de esto, aseguró que para viajar el vuelo fue pagado por la mamá de Laura De Santic

LEA TAMBIÉN: Busca abrir su escuela de fútbol

Pero esto no fue todo, pues la morena se tomó las redes para preguntarse si era que su presencia le incomodaba al organizador, o si la intención, al coronarla, era que luciera mal y menos que las demás, pues siempre se veían gestos hacia su persona.

Parker, sin pepitas en la lengua, dejó ver que es una joven decidida y soltó: ”Unos días antes de ir a Filipinas no tenía el pasaje ni mis vestidos de galas, esos fueron trajes improvisados que se hicieron de un día para otro. Hubo noches de desvelos, amargura, impotencia, nadie tiene que hablarme despectivamente. Él quiso demostrar que tiene poder, y lo demostró muy bien a dos días de la final”. ¡Ups!

Según cuenta, ella nunca dijo nada sobre el tema porque al retirarse del certamen tenía que pagar 50 mil dólares, cifra que era muy costosa para su bolsillo. “Y eso fue uno de mis momentos más difíciles, he hecho mi trabajo impecablemente y a última hora la irresponsabilidad de un hombre me hace sentir tanto enojo”, sostuvo.

Publicidad

Añadió que en Filipinas no comía, ya que el hotel solo les daba la cena, “y al irme sin dinero no comía el desayuno ni el almuerzo, ya que este no se daba. Cuando yo estaba allá, él sabía esa situación y le dije si me iba a dar algo para poder ir a Filipinas, y me dijo que no, porque no era su responsabilidad. Yo pasé un mes sin desayunar y sin almorzar. Él solo piensa en el contrato”, relató.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title