728x90 b756

Su familia lo fortaleció a la distancia

Su familia lo fortaleció a la distancia

Su familia lo fortaleció a la distancia

Por: Carlos Castillo Jiménez [email protected] -

Jaime Barría cumplió en este 2018 el gran sueño que tuvo desde niño: llegar a las Grandes Ligas, sin embargo, en ese camino a la gloria pasó momentos difíciles, que gracias al apoyo de su familia pudo superar y así se mantuvo como un roble para debutar oficialmente el pasado 11 de abril con el equipo de los Angelinos de Los Ángeles.

Barría, de 22 años y quien regresó al país el pasado 1 de octubre, conversó con “Crítica” en el diamante de béisbol que lo vio crecer, el campo de juegos de la Academia RAC en Brisas de Golf, donde recordó que su madre Nuvia Soto, su padre Jaime y su hermana Noemí fueron el principal soporte en su ascenso a las Ligas Mayores a principios de temporada.

“Cuando recién firmé, nunca había estado lejos de mi familia, me la pasé lesionado, me tenía que levantar temprano a correr, a hacer mi gimnasio, ese fue un año difícil y siempre conté con el apoyo de ellos”, declaró Barría, el novato sensación del cuerpo de abridores los Angelinos, franquicia que lo firmó después del torneo juvenil 2013.

Jaime recordó que en el 2017, cuando subió de categoría, el apoyo familiar nuevamente lo levantó de una situación complicada en territorio estadounidense en la ciudad de Mobile, Alabama.

“Cuando llegué a Doble A fue otro año difícil, no tenía dónde quedarme, no tenía apartamento, pero nada, yo siempre llamaba a mi mamá y le decía cómo estaban las cosas por allá, ella me daba ánimos para seguir adelante y esa fue una de las cosas que me dio muchas fuerzas para seguir adelante”, enumeró Barría.

Precisamente el 2017 fue el año en que Barría se consagró en las fincas de los Angelinos y lo puso en la recta final rumbo al “big show” de las Mayores. El derecho jugó esa campaña en Clase A Fuerte, Doble A, Triple A y además estuvo entre los lanzadores del Equipo del Mundo de Ligas Menores, en el Partido de Futuras Estrellas.

El día de su debut contra los Rangers de Texas, una vez más las palabras de mamá estuvieron allí para tranquilizar a un ansioso Jaime. “Llamé a mi mamá en la mañana, andada un poquito nervioso, mi mamá me dijo que estuviera tranquilo, que eso era lo que yo quería desde pequeño”, contó Barría.

En 26 aperturas, el tirador capitalino terminó con marca de 10-9, promedio de carreras limpias de 3.41, acumuló 129.1 episodios de labor, con una relación de ponches y bases por bolas de 98-46.


Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.