Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Muro se derrumba y cae sobre una casa en San Martín (Video)

La familia Calderón se mantiene en constante zozobra, pues esta tarde, 30 minutos después de que empezó a caer un torrencial aguacero que duró más de dos horas, el muro colapso.

Por: Redacción / Web -

Temerosos se encuentran una pareja y su hijo de 22 años, luego de que el muro del terreno de un vecinó colapsó la tarde de este martes sobre el patio y parte de su residencia, ubicada en Juan Gil, corregimiento de San Martín, en Panamá Este.

El suceso, que afortunadamente no ha tenido hasta el momento consecuencias fatales, mantiene a la familia Calderón en constante zozobra, pues lo que temían que ocurriera desde hace casi 3 meses, cuando fue edificado el muro, se cristalizó esta tarde, 30 minutos después de que empezó a caer un torrencial aguacero que duró más de dos horas.

César Calderón, de 22 años, hijo de la pareja, denunció que hace años atrás su familia le había solicitado al dueño del terreno colindante construir el muro entre ambos, pero éste se negó y hace tres meses lo edificó y solo le puso varillas, pues cuentan con las pruebas en las que se aprecia que a la obra nono se le hizo una fundación adecuada, ni se le colocó vigas ni columnas que permitieran la sostenibilidad del mismo.

LEE TAMBIÉN: Hace dos meses, promotora abre un hueco y se olvidó de cerrarlo

Puntualizó que desde que el muro fue levantado, cada vez que llovía, ellos se han mantenido pendientes por si colapsaba y la tarde de hoy no fue la excepción, por lo que fue gracias a ello que lograron desalojar a tiempo la recámara que colinda con el terreno, segundos después de que la primera parte se derrumbó, dañando las carreolas, el zinc de una habitación, así como la tubería de agua potable, la cual se partió y ahora los mantiene sin el suministro en la vivienda. Están agradecidos de que la pared de la habitación no cedió.

Mencionó que desde hace años atrás el dueño del solar se ha dedicado a cortar y matar todos los árboles que allí estaban plantados y lo ha rellenado con tierra, al punto de que el nivel ahora se ubica un par de metros por encima de el de ellos, lo que ha ocasionado que cada vez que llueve el agua se escurra hacia su casa.

Destacó que ahora lo que más les preocupa, además de la cantidad de escombros que permanecen en su terreno, es la posibilidad de que dos palmeras que aún se mantienen en el terreno se desplomen sobre la vivienda y causen un daño mayor o una tragedia.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content