Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Crisis en Venezuela afecta también a los delincuentes

Disparar un arma de fuego se ha convertido en un lujo en Venezuela. Las balas son caras, un dólar cada una. Y ahora que circula menos efectivo en la calle, los robos ya no son tan rentables como antes.

Un gángster enmascarado que recibe el apodo de "El Negrito" posa para un retrato con su arma dentro de la casa de seguridad de su pandilla en el barrio de Petare en Caracas, Venezuela, el lunes 13 de mayo de 2019. AP

Por: Venezuela / AP -

El temido gangster de la calle El Negrito duerme con una pistola debajo de la almohada y dice que ha perdido la cuenta de sus asesinatos. Pero a pesar de su comportamiento endurecido, se queja rápidamente de cómo la economía en crisis de Venezuela está recortando sus ganancias.

Disparar un arma se ha convertido en un lujo. Las balas son caras a $ 1 cada una. Y con menos dinero circulando en la calle, dice que los robos simplemente no pagan como solían hacerlo.

Publicidad

Para los jóvenes de 24 años, todo esto ha dado paso a un hecho simple: incluso para los delincuentes venezolanos es más difícil de superar.

"Si vacías tu clip, estás sacando $ 15", dijo El Negrito, quien habló con The Associated Press con la condición de que lo identifiquen solo por su nombre de la calle y que lo fotografíen con una sudadera con capucha y una máscara facial para evitar atraer la atención no deseada. "Usted pierde su pistola o la policía la toma y usted está tirando $ 800".

Los expertos dicen que los asaltos a mano armada y los asesinatos están cayendo en picado en una de las naciones más violentas del mundo. En el Observatorio Venezolano de la Violencia, un grupo sin fines de lucro con sede en Caracas, los investigadores estiman que los homicidios se han desplomado hasta en un 20% en los últimos tres años, según los recuentos de recortes de medios y fuentes en las morgues locales.

Los funcionarios de la administración socialista del presidente Nicolás Maduro han recibido críticas por no divulgar sólidas estadísticas de delincuencia, pero el martes el gobierno dio cifras de AP que muestran una caída del 39 por ciento en homicidios durante el mismo período de tres años, con 10.598 asesinatos en 2018. Los funcionarios también informan Una caída en los secuestros.

LEE TAMBIÉN: Supremo venezolano pide levantar la inmunidad de otro diputado opositor

El declive tiene un vínculo directo con la caída económica que ha ayudado a desencadenar una batalla política por el control de la nación petrolera que alguna vez fue rica.

La creciente inflación superó el 1 millón por ciento el año pasado, lo que hace que el bolívar local sea casi inútil a pesar de que los cajeros automáticos no han podido distribuir más de un dólar de scrip de todos modos. La grave escasez de alimentos y medicamentos ha llevado a unos 3,7 millones a buscar mejores perspectivas en lugares como Colombia, Panamá y Perú, la mayoría de ellos hombres jóvenes de los que se reclutan las pandillas. Y los días laborales se reducen con frecuencia debido a huelgas en todo el país.

Pero a medida que el país desciende a un estado de anarquía, muchos venezolanos que recurren a la delincuencia se encuentran sujetos al mismo caos que ha llevado a una crisis política y social más amplia.

Los críticos culpan a los 20 años de la revolución socialista lanzada por el fallecido presidente Hugo Chávez, quien expropió a las empresas prósperas que hoy producen una fracción de su potencial bajo la administración del gobierno.

A principios de este año, el líder opositor Juan Guaidó lanzó una campaña audaz con el apoyo de los Estados Unidos y más de 50 naciones para expulsar a Maduro, quien sucedió a Chávez. Sin embargo, Guaidó aún no ha cumplido sus promesas de restaurar la democracia, generar una economía sólida y hacer que las calles sean más seguras.

Como resultado del caos, el crimen no ha desaparecido sino simplemente se ha transformado en forma. Mientras que los asaltos disminuyen, los informes de robo y robo de todo, desde cables telefónicos de cobre hasta ganado, están aumentando. Mientras tanto, el narcotráfico y la extracción ilegal de oro se han convertido en actividades predeterminadas para el crimen organizado.

Cuando cae la noche, las calles de Caracas se despejan, ya que la mayoría de los residentes acata un toque de queda no declarado por temor a su seguridad. A pesar de la significativa caída en los asesinatos, los venezolanos tienden a no mirar sus celulares en las calles. Muchos dejan los anillos de bodas de oro y plata en lugares seguros en el hogar, mientras que otros se han acostumbrado a verificar si los están siguiendo.

"Venezuela sigue siendo uno de los países más violentos del mundo", dijo Dorothy Kronick, quien enseña ciencias políticas en la Universidad de Pennsylvania y ha realizado una extensa investigación en los barrios pobres de Caracas. "Tiene niveles de violencia en tiempos de guerra, pero no guerra".

LEE TAMBIÉN: Argentina amanece paralizada por la quinta huelga general contra el Gobierno

El Negrito encabeza a los chiflados de alquiler llamado Crazy Boys, una banda que forma parte de una red criminal intrincada en Petare, uno de los barrios marginales más grandes y temidos de América Latina.

El gángster, que accedió a una entrevista con dos asociados en su escondite en la ladera de la colina en Caracas, dijo que su grupo ahora lleva a cabo aproximadamente cinco secuestros al año, considerablemente menos que en años anteriores.

Tales secuestros expresos son un gran negocio. Por lo general, una víctima es atrapada y retenida como rehén por hasta 48 horas, mientras que sus seres queridos se apresuran a juntar todo el dinero que puedan encontrar, con secuestradores enfocados en la velocidad y un retorno rápido en lugar de en el tamaño del pago.

El Negrito dijo que el rescate que fijan depende de lo que cueste el automóvil de la víctima, y ​​un acuerdo puede volverse mortal si no se cumplen las demandas.

Pero como muchos de sus asociados, ha considerado dejar el comercio en Venezuela y emigrar. Los vecinos dicen que la esperanza de vida de los matones de Petare es de unos 25 años.

Dijo que algunas personas abandonaron el mundo del crimen y buscaron un trabajo más honesto en el extranjero, por temor a sanciones severas en otros países donde las leyes son más estrictas.

Mientras explica que él lucha por mantener a su esposa y su pequeña hija, El Negrito pasó una pistola de plata entre sus manos. Una Biblia estaba abierta a Proverbios en una cómoda cuando una brisa pasaba las páginas.

Robert Briceño, director del Observatorio Venezolano de la Violencia, dijo que la disminución de los homicidios es una cuestión de economía básica: a medida que el efectivo escasea en Venezuela, hay menos que robar.

"En estos días, a nadie le va bien, no a los ciudadanos honestos que producen riqueza ni a los criminales que se aprovechan de ellos", dijo.

Un asociado de los Crazy Boys, que solo dio su apodo, Dog, dijo que no tiene problemas para encontrar municiones para sus armas en el mercado negro. Dijo que el desafío es pagarlo en un país donde la persona promedio gana $ 6.50 al mes.

"Una pistola solía costar uno de estos billetes", dijo, derrumbando un billete de 10 bolívar que ya no se puede usar para comprar un solo cigarrillo. "Ahora, esto no es nada".

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content