Cristo Negro

Los peregrinos llegarán hoy a San Felipe de Portobelo para rendirle tributo al Cristo Negro. Es una devoción de años. Aunque ya no se observa como antaño

/

Los peregrinos llegarán hoy a San Felipe de Portobelo para rendirle tributo al Cristo Negro. Es una devoción de años. Aunque ya no se observa como antaño a los feligreses con su hábito morado, El Nazareno milagroso sigue atrayendo a propios y extraños. Los recientes incidentes en Colón también amenazan con una mayor reducción de la presencia de devotos.

Es una devoción que se remonta al año 1658, cuando la imagen de un Jesús de palo llega a las playas de Colón, de paso hacia otro país en Suramérica, pero cuando vino el momento de llevar la figura a mar abierto, para reanudar su travesía, una tempestad lo impidió.

Después de muchos fracasos, los españoles encargados de la gestión decidieron dejar la imagen en Portobelo o San Pedro de La Escucha, que era lugar de tránsito entre España y sus colonias.

Coincidentalmente, una epidemia de viruela diezmó a la población que desesperada le pidió un milagro al Jesús de palo. El milagro se dio, y la viruela desapareció. Corría el día 21 de octubre. De eso ya pasaron cerca de 354 años, pero desde entonces la devoción por el Cristo Negro se mantiene.

El momento es propicio para orar y pedirle al Cristo Negro que ilumine a todos para que la calma retorne a Colón. La Iglesia parece ser la única instancia que puede sentar en una mesa a las partes y debe entonces jugar su rol, pero hasta que eso se concrete no se puede incurrir en acciones violentas que solo conllevan a llenar de luto a hogares panameños. Al mismo tiempo los miembros de la Fuerza Pública deben mantener un comportamiento propio del cargo y no abusar en las acciones para controlar el orden público.