¿Has visto los detalles de Dios?

En el día de hoy queremos hacerle una pregunta: ¿Ha visto usted los detalles de Dios, detalles en relación a su propia existencia? Yo le hago la

/

En el día de hoy queremos hacerle una pregunta: ¿Ha visto usted los detalles de Dios, detalles en relación a su propia existencia? Yo le hago la pregunta, porque si no los ha visto, el motivo está en sus propios ojos. ¿Será porque está aturdido? Los problemas, las preocupaciones, los temores, las angustias, los rencores, las prisas, el cansancio, la desorganización, están provocando que usted no vea los inmensos detalles de Dios en su vida. Puede ser también por su falta de fe, por ignorancia o por tener una visión no auténtica de Dios. Quizá usted siente que Dios está muy allá arriba, indiferente a nuestra realidad. También puede ser que usted no vea los detalles de Dios porque es muy egoísta y solo piensa en Él cuando lo necesita. En el fondo, no le interesan las cosas de Dios. En fin, por la razón que sea, muchas veces nosotros nos hemos olvidado de ver los detalles de Dios. Sepa usted que Él lo ama y que los detalles que tiene para con usted son incontables; sí, incontables.

Cuando usted se siente inspirado para hacer el bien, es por obra del Señor. Él le inyecta entusiasmo para realizar esa obra buena. También es su obra la fortaleza que usted ha experimentado muchas veces para resistir las pruebas y los momentos difíciles. Esa fortaleza, que usted piensa que es suya, en realidad también es parte de Dios, porque usted permitió que Él actuara en usted. ¡Abra los ojos! El amor que experimenta, por el cual usted ha hecho entregas generosas y heroicas, y el que también se ha traducido en perdón a aquellas personas que le han ofendido, es un detalle de Dios.

Todo ha sido creado para usted: el día, la noche, el sol, la luna, los animales, la naturaleza. Pero Dios se siente triste cuando pasa el día y usted no le ha dirigido ni un solo pensamiento, cuando ni una sola vez le ha dicho la palabra "gracias". Solamente nos acordamos de Él cuando estamos necesitados. El nuestro es un amor interesado. ¿Por qué no tenemos más detalles para con Él? ¿Por qué, a partir de hoy, no dedica más de su tiempo a la oración o a leer la Palabra de Dios y a observar todo lo que Él hace por usted? ¿Por qué no le ofrece su propia vida?

El Señor le ama y quiere entablar con usted un encuentro de amor. Bríndele sus detallitos, pídale que lo ayude, porque ¡CON DIOS, USTED ES INVENCIBLE!