Explosión en Beirut: fiscal militar ordenó detención de 16 funcionarios

Fadi Akiki, indicó que los apresados son “del consejo de administración del puerto de Beirut y de la administración de aduanas", responsables de los trabajos en el hangar donde se almacenaba el nitrato de amonio
Explosión en Beirut: fiscal militar ordenó detención de 16 funcionarios

Por: Beirut / Infobae -

Unos 16 funcionarios del puerto de Beirut y autoridades aduaneras fueron detenidos como parte de la investigación sobre la devastadora y mortífera explosión del martes en un depósito con toneladas de nitrato de amonio, anunció este jueves el fiscal militar, Fadi Akiki. No se descarta el arresto de más funcionarios.

En un comunicado, el fiscal indicó que las personas alcanzadas pertenecen “al consejo de administración del puerto de Beirut y la administración de aduanas, responsables de trabajos de mantenimiento y de los (obreros) que realizaron trabajos en el hangar” donde se almacenaba el nitrato de amonio.

Publicidad

“Dieciséis personas están detenidas en el marco de la investigación”, indicó el comunicado sin precisar la fecha de su detención, su identidad o las acusaciones en su contra. Fueron detenidas el miércoles o el jueves, según una fuente cercana al expediente.

El pasado martes el primer ministro libanés, Hassan Diab, advirtió que los responsables de las explosiones masivas en el puerto de Beirut tendrán que rendir cuentas. “Lo que sucedió hoy no pasará sin que se rindan cuentas. Los responsables de esta catástrofe pagarán el precio”, advirtió en un discurso televisado.

Las explosiones que sacudieron a Beirut el martes dejaron por lo menos 137 muertos, mientras que decenas de personas continúan desaparecidas desde entonces, declaró este jueves a la agencia AFP el portavoz del ministerio de Salud libanés.

“Hasta el momento el balance es de más de 137 muertos y más de 5.000 heridos”, indicó Rida Moussaoui. Las enormes explosiones, debidas según las autoridades a un incendio en un depósito que albergaba una gran cantidad de nitrato de amonio en el puerto de Beirut, dejaron también sin techo a unos 300.000 beirutíes.

Pocas horas antes, el ministro libanés de Salud, Mohamed Hasan, indicó a medios locales que los fallecidos eran 113 y cerca de 4.000 los heridos.

“Se ha acordado instalar hospitales de campaña para tratar a los heridos de forma rápida y el Ministerio de Salud establecerá los lugares apropiados” para levantar estos, con la ayuda del Ejército, dijo Hasan al término de una reunión extraordinaria del gabinete.

En su reunión extraordinaria, el Ejecutivo declaró el estado de emergencia durante dos semanas en Beirut, calificada de “zona catastrófica”.

Además, anunció tres días de luto oficial a partir del 5 de agosto para honrar a las víctimas de una tragedia que ha sacudido a este pequeño país y ha devastado amplias áreas de la capital libanesa.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, realizó este jueves una vista a El Líbano dos días después de la explosión, en la que anunció la ayuda de su país y una conferencia para apoyar a la nación y exigió reformas a los dirigentes libaneses.

En una visita anunciada en la víspera, el mandatario llegó a Beirut para recorrer junto a su homólogo Michel Aoun el lugar en que se originó la devastadora explosión, cuya onda expansiva alcanzó varios barrios de los alrededores causando pérdidas materiales de entre 3.000 o 5.000 millones de dólares, según estimaciones de las autoridades locales. Posteriormente, acudió al céntrico barrio de Gemayzeh donde pudo constatar la devastación de esta zona otrora popular por sus locales y comercios, así como la rabia de los residentes.

Decenas de personas arremolinadas alrededor de Macron, que incluso se dejó abrazar por una mujer libanesa que se lanzó a sus brazos, gritaron consignas en francés pidiendo la marcha de los dirigentes libaneses y calificando de “terrorista” a Aoun.

La indignación ciudadana no ha hecho más que crecer después de que se conociera que la explosión se debió a la deflagración de cerca de 3.000 toneladas de nitrato de amonio, que habían permanecido almacenadas en el puerto desde 2014 sin las debidas precauciones y por circunstancias aún sin aclarar.

“Más allá de la explosión (...) hoy hay una crisis política, moral, económica y financiera que ha durado varios meses, varios años, y esto implica fuertes iniciativas políticas”, dijo Macron en una reunión con Aoun.

Contenido Premium: 
0