728x90 b756

"Inundación de dimensión histórica" deja más de cien muertos en el oeste alemán

Alemania confirmó este viernes 106 víctimas mortales, una cifra que tanto las autoridades regionales de las zonas afectadas como el Gobierno de la canciller Angela Merkel dan por sentado que aumentará, puesto que cientos de personas siguen desaparecidas.
 "Inundación de dimensión histórica" deja más de cien muertos en el oeste alemán

"Inundación de dimensión histórica" deja más de cien muertos en el oeste alemán

Por: Berlín / EFE -

Las inundaciones que sufre el oeste de Alemania alcanzaron ya dimensiones históricas, con más de un centenar de víctimas mortales y un panorama devastador en un país acostumbrado a luchar contra las crecidas de sus ríos, pero superado por la emergencia climática.

LEE TAMBIÉN: Jair Bolsonaro presenta buena evolución y ve posibilidad de cirugía ‘alejada’

Publicidad


Alemania confirmó este viernes 106 víctimas mortales, una cifra que tanto las autoridades regionales de las zonas afectadas como el Gobierno de la canciller Angela Merkel dan por sentado que aumentará, puesto que cientos de personas siguen desaparecidas.


"Cuando se retiren las aguas se visibilizará la dimensión de la tragedia", advirtió en un mensaje institucional el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier. Es hora de responder desde la "unidad nacional", añadió, y no de "decepcionar" las expectativas de quienes lo han perdido todo.


La catástrofe que se ha abalanzado sobre amplias zonas de los "Länder" de Renania del Norte-Westfalia y Renania Palatinado evidencian la necesidad de "luchar con determinación" contra la crisis climática, advirtió Steinmeier.


ALERTA CLIMÁTICA


El mensaje del presidente coincide con los pronunciamientos mayoritarios procedentes del espectro político alemán, sea el bloque conservador de Merkel, sus socios socialdemócratas -el partido de Steinmeier, pese a que formalmente dejó en suspenso su militancia al asumir el cargo- y, obviamente, los Verdes.


Son inundaciones "de magnitud histórica", en palabras del primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, aspirante conservador a suceder a Merkel en la cancillería tras las elecciones generales del próximo septiembre. Su "Land", el más poblado del país, está acostumbrado a las crecidas del Rin, del Ruhr y de otros grandes ríos. Pero no para afrontar el desbordamiento general de sus múltiples afluentes, advirtió.


"Debemos hacer a Renania del Norte-Westfalia más preparada para responder a la crisis climática", insistió Laschet, al que los sondeos sitúan en primer lugar en intención de voto ante los comicios nacionales, seguido de los Verdes.


"Hay que avanzar hacia la neutralidad climática", enfatizó el líder regional a propósito del vínculo entre la catástrofe, la crisis climática y las recientes iniciativas alemana y europea para contrarrestar sus consecuencias.


Nadie, ni en el Gobierno federal ni en los regionales, aventura evaluaciones finales, ni de víctimas ni de daños materiales.


La policía teme que la cifra siga aumentando, aunque también se confía en que muchos de los desaparecidos puedan ser localizados con vida. La telefonía móvil colapsó anoche en amplias zonas y puede que ése sea el motivo les ha impedido comunicarse hasta ahora.


IMÁGENES DEVASTADORAS


Sólo en Renania del Norte-Westfalia, con unos 18 millones habitantes, quedaron anegados un total de 25 municipios o distritos. Los múltiples afluentes de los grandes ríos son incapaces de absorber los caudales de agua recibidos por las fuertes lluvias de estos últimos días; en varios puntos del "Land" la situación es dramática, con diques a punto de resquebrajarse y enormes corrimientos de terreno.


Las devastadoras inundaciones han provocado cortes de carreteras y vías férreas. El tráfico ferroviario en Renania del Norte-Westfalia (NRW) y Renania-Palatinado sigue gravemente afectado y muchos trayectos están interrumpidos completa o parcialmente.


En NRW se han visto afectados 600 kilómetros de vías férreas. Los trenes de cercanías en muchas partes o no funcionan o funcionan solo parcialmente, y cuando las condiciones de las carreteras lo permiten se ofrecen autobuses como alternativa.


También ha habido cortes en autopistas y carreteras. Al menos dos trayectos de autopista están interrumpidos, uno de ellos la A1, que conecta el norte del país con el oeste ahora golpeado por las inundaciones.


Durante este viernes se fueron conociendo detalles de la medida de la catástrofe, como el derrumbe de varias casas en Erftstadt-Blessem, cerca de Colonia, que causó varios muertos, o el fallecimiento de doce personas con discapacidad que no pudieron ser rescatadas de la residencia en la que vivían.


Los medios locales muestran imágenes impactantes del estado en el que han quedado numerosas localidades de las zonas afectadas: casas arrancadas de sus cimientos, puentes rotos, vehículos amontonados en las calles repletas de escombros, barro y grandes corrimientos de tierra causados por la violencia de las aguas.

La inestabilidad meteorológica no se circunscribe al oeste del país, puesto que los servicios de predicción de la capital, Berlín, pronostican que a la ciudad llegarán en la tarde del viernes fuertes lluvias y vientos, aunque en principio no se prevé que con la violencia con la que sacudieron a los "Länder" occidentales.

Contenido Premium: 
0