Argentina vuelve a ilusionar

Argentina vuelve a ilusionar

Argentina vuelve a ilusionar

Por: Por: Gabriel Castillo / Para Crítica Impreso -

Confianza, fuerza, coraje, con una demostración que retorna a la confianza, con pasajes brillantes, con actores de reparto que toman la escena principal, así comienza a marcarse un nuevo destino para esta Argentina.

Salió todo perfecto. El técnico pensó en el colectivo. De Arabia Saudita a México, había hecho cinco variantes y, para jugar contra Polonia, metió cuatro, con el mejor rendimiento de Enzo Fernández, Mac Allister y Julián Álvarez.

Publicidad

Scaloni realizó lo que un técnico tiene que hacer en un Mundial: llevar a la cancha al que está mejor en el presente, sin importar los registros y antecedentes y menos servicios prestados.

La sorpresa inesperada fue sacar a Lautaro Martínez, con cifras en positivo en ciclo, 40 partidos y segundo goleador con 21 tantos, una movida perfecta.

A destacar la paciencia, con pasividad, pero intensidad, el equipo fue buscando la forma en el frente de ataque, con un rival especulativo, que se metió atrás. Argentina tuvo muchas situaciones de gol, siempre buscando el balón por bajo, sacando pocos centros.

Los tiros de Acuña, remate de Messi y otro de Di María, inquietaban. Hasta que hubo un penal -discutible- del arquero Szczęsny a Messi. Lo ejecutó Leo y lo atajó el polaco. Se despertó la angustia total, de inmediato el equipo se sobrepuso y siguió carburando.

Párrafo aparte para esa barra quilombera, que nunca dejó de apoyar, incluso causó asombro a los estamentos de seguridad, porque una hora después de terminar el partido, se mantenían en estadio y seguían a toda voz con sus cánticos.

La calma llegó en el comienzo del segundo tiempo, acertó Alexis Mac Allister un hermoso gol, Molina por el lado derecho envió el pase atrás.

El funcionamiento era excepcional, frente a un rival que no salía de su zona de seguridad. Argentina manejaba los hilos del partido a la perfección, llegó el gol de Julián Álvarez para el colofón.

Los polacos se entregaron y los albiceleste desplegaron un fútbol de lujo. Ingresó Paredes y compró toda la parcela de gestación (medio campo) resguardado por Romero, y al tiqui-taca le dieron un paseo a Polonia.

Para Octavos tendrá un rival impensado Australia. Y si se gana ese partido, que es probable, será el rival Países Bajos o Estados Unidos: Los de Scaloni están confiados. Obligado, el joven técnico tomó decisiones fuertes, con algo de audacia después del pecado original: perder ante Arabia Saudita. No le tembló la mano para las variantes.

Es probable que los encantadores de serpientes, estén sonando sus flautas para volver a confundir, lo más prudente es ir paso a paso. Son 4 finales, vibrantes e intensas, que hay que ganarlas a sangre y sudor, para llegar a alcanzar la Copa Mundial, la que sueña Messi y toda la Argentina.

Contenido Premium: 
0
generar archivo de audio: 
Sin Audio

Para comentar debes registrarte y completar los datos generales.