Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Libro de terror predijo hace 40 años el coronavirus

Por: Redacción / Crítica Impreso -

Las coincidencias existen y esta parece ser una prueba de ello. En 1981 el escritor estadounidense Dean Koontz, especializado en literatura de terror, publicó 'The Eyes of Darkness' ('Los Ojos de la Oscuridad' en español), una obra que 'predijo' la llegada de una epidemia similar al coronavirus.

Koontz sitúa en su ficción la irrupción del virus en la misma ciudad china, Wuhan, zona cero del coronavirus. Precisamente, el escritor lo bautiza como 'Wuhan-400', pues en la novela se desarrolla en unos laboratorios -llamados RDNA- a las afueras de la localidad, capital de la provincia de Hubei. Una "poderosa arma biológica" fabricada por los chinos que solo afecta a humanos.

Publicidad

Es una especie de neumonía que se expande y se escapa de los tratamientos convencionales. Además, Koonts sitúa la epidemia en el 2020. "Alrededor del 2020, una grave enfermedad similar a la neumonía se extenderá por todo el mundo, atacando los pulmones y los bronquios y resistiendo todos los tratamientos conocidos", se puede leer en la novela.

Las numerosas coincidencias con la realidad han alertado a muchos lectores, algunos de los cuales han trasnmitido su inquietud a través de las redes sociales.

La historia de Koontz cuenta la desesperada búsqueda de una madre afligida, Christina Evans. La mujer intenta descubrir si su hijo Danny murió en un viaje de campamento o si, como sugieren los mensajes sospechosos, todavía está vivo.

Tras varias escenas, finalmente ella lo rastrea en una instalación militar donde está detenido después de haber sido contaminado accidentalmente con microorganismos creados en el centro de investigación en Wuhan.

En en el libro se especifica que el Wuhan-400 fue desarrollado en el laboratorio RDNA a las afueras de la ciudad de Wuhan.

Extraña coincidencia: el Instituto de Virología de Wuhan, que alberga el único laboratorio de bioseguridad de nivel cuatro de China, la clasificación más alta de laboratorios que estudian los virus más mortales, está a solo 32 km del epicentro del brote actual de coronavirus.

La coincidencia no es perfecta. Las versiones más fuertes sobre el brote chino aseguran que surgió en un mercado de animales salvajes del centro del país. Y aunque semanas atrás, en una nota del diario The Guardian se hablaba de un supuesto laboratorio cercano a la zona, la teoría del orgen como arma química no tiene tanto sustento.

En las primeras versiones del libro, publicadas en 1981, el virus se llamaba Gorki-400, pero este nombre cambia y aparece como Wuhan-400 en versiones publicadas en 1996.

Sin embargo Wuhan fue la clave. Y el año también. La historia que se cuenta en el libro, cuarenta años atrás, es la historia de un virus creado en esa ciudad para ser utilizado en caso de una guerra, de acuerdo con lo publicado por el diario ABC.

Así el libro no habla de coronavirus, pero sí de Wuhan-400, porque según los científicos está diseñado a partir de una cepa de más de 400 microrganismos creados de manera artificial. En la ficción, lo llaman "el arma perfecta" porque infecta solo a humanos y no puede subsistir fuera del cuerpo ni en ambientes fríos por debajo de los 30 grados.

"Por un lado, una persona puede convertirse en portador infeccioso solo cuatro horas después de entrar en contacto con el virus -un periodo relativamente corto-; y una vez infectado, nadie vive más de 24 horas. La mayoría muere en doce", advierte un personaje de la novela En los ojos de la oscuridad.

Hay pocos géneros como la ciencia ficción para avizorar el futuro que nos espera. El escritor Julio Verne, por ejemplo, pudo predecir en sus novelas inventos como el submarino eléctrico, los módulos lunares y el helicóptero. La imaginación suele trascender los cotos del tiempo y el espacio.

De allí que no sea casual que en una novela como “Los ojos de la oscuridad”, nuestro presente pareciera estar escrito en uno de sus capítulos. Se trata de un libro que “presagió” el coronavirus.

En el capítulo 39 de esta novela, “alrededor del año 2020”, un arma biológica denominada “virus Wuhan-400” irrumpe en un mundo imaginado por la pluma de Koontz. Aunque la historia de esta arma es una trama secundaria en la historia, las alusiones a una epidemia desatada por ella resultan sorprendentes, pues el autor se refiere a una neumonía expansiva.

Nacido en 1945, la vida de Dean R. Koontz está marcada por una infancia difícil, producto de un padre alcohólico. Su carrera empezó en la década de 1960, cuando publicó su primera novela “Star Quest”, en 1968.

Desde entonces, el autor estadounidense construyó una carrera prolífica como escritor de ciencia ficción que lo ha llevado incluso a crear seudónimos para firmar sus libros. Deanna Deywer, K. R. Dwyer, Aaron Wolfe, entre otros nombres son los que Koontz ha utilizado para lanzar otras ficciones.

El escritor llegó a la cima de su trayectoria con “Strangers”, su primer best-seller, que encabezó la nómina de superventas del New York Times. Sin embargo, además de esta y “Los ojos de la oscuridad”, tiene traducidas al español libros igual de exitosos como “Fantasmas”, “La visión”, "Fuego frío”, “Atrapados en el hielo”, entre otros.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content