Piden unidad para combatir creciente violencia sexual

Los delitos contra la libertad e integridad sexual en 2017 sumaron 6.621 casos, un 44,1 por ciento más que los 4.592 de 2016.
Piden unidad para combatir creciente violencia sexual

Por: Panamá, ACAN-EFE -

La fiscal general de Panamá, Kenia Porcell, llamó a todos los sectores del país a la unidad para combatir con prevención y denuncia la violencia sexual, que se disparó un 44,1 % en el 2017 de acuerdo a las estadísticas disponibles y que afecta, en muchos casos, a menores de edad.

En una entrevista publicada hoy por el Ministerio Público en su cuenta de Twitter, Porcell reconoce que muchas víctimas de delitos contra la libertad e integridad sexual, entre ellos violación, actos libidinosos y corrupción de menores, no denuncian, por lo que existe un subregistro de una magnitud que ahora mismo no se puede precisar.

Publicidad

"Me he dado cuenta, por las estadísticas, que la mujer o las personas de clase muy humilde no denuncian el delito", y que las víctimas de clases sociales altas tampoco lo hacen por el temor "al qué dirán", por lo que es la "clase media, la mujer profesional, la que enfrenta el sistema y es la que está denunciando", declaró la fiscal general.

De acuerdo con los datos difundidos por el Ministerio Público en el vídeo colgado este martes en sus redes sociales, los delitos contra la libertad e integridad sexual en 2017 sumaron 6.621 casos, un 44,1 por ciento más que los 4.592 de 2016.

LEE TAMBIEN: Aprehenden a "Calitín" por robo agravado

Esas estadísticas indicaron que los tipos de delitos sexuales que más crecieron fueron la tentativa de violación con un 268 por ciento; la corrupción de menores con un 82 por ciento; la violación en un 59 por ciento, y los actos libidinosos con un 15 por ciento.

"Así como todos nos hemos unidos en la lucha contra la corrupción, tenemos que unirnos para erradicar la violencia sexual, donde las víctimas son las personas más vulnerables", es decir, niñas, niños y mujeres, expresó la fiscal general.

Recalcó que delitos como los actos libidinosos, que explicó es el tocamiento en partes íntimas, "no deja huellas", y que en muchos casos las víctimas, en su mayoría menores, son ignorados por sus padres o estos no logran comprender las señales de pedido de auxilio de los infantes.

Por eso pidió a los padres, familiares y a los maestros poner más atención al comportamiento de los niños y adolescentes, y denunciar en caso de ser necesario, porque de no hacerlo la persona "se convierte de alguna manera en cómplice de este delito tan grave".

"Hay que denunciar (...) próximamente vamos a presentar una campaña en prevención de delitos sexuales dirigida a los niños y niñas (...) los adultos que tenemos niños estemos pendientes de quiénes están con ellos, de los mensajes que ellos (los niños) nos dan", reiteró la fiscal general.

Porcell además afirmó que le tocará ir a la Asamblea Nacional a pedir presupuesto para crear una unidad especializada en delitos sexuales, que requiere infraestructura y personal capacitado en el área.

"Los índices y las estadísticas demuestran" que la atención de los delitos sexuales "requiere de todavía más fiscales especializados en la materia", afirmó.

El Ministerio Público "tiene un rol constitucional que es investigar y lo está haciendo, sin embargo estamos convencidos que la persecución del delito sexual no puede estar solo en manos de un fiscal, tiene que haber todo el acompañamiento de la víctima pero a su vez el equipo interdisciplinario, los peritos forenses tienen que jugar un rol importante", añadió.

Porcell se mostró además alarmada porque existe una clara vinculación entre los delitos sexuales y "el delito de violencia doméstica", que "es el que marca primero", por encima de cualquier otro, en todas las provincias panameñas, aunque no dio cifras.

De acuerdo con los datos contenidos en el informe de gestión de 2017 del Ministerio Público, ese año se registraron un total de 15.389 casos de violencia doméstica.

Unicef tildó el pasado día 23 de "alarmante" el aumento de delitos sexuales contra menores en Panamá, al tiempo que aplaudió que las autoridades "han comenzado a tomar conciencia de este" tipo de transgresiones.

En ente de Naciones Unidas expresó su "inquietud" frente a las cifras del Ministerio Público, de acuerdo a las cuales "en el 2015 el 88 por ciento de las víctimas" de delitos sexuales "fueron personas de entre 0 y 17 años".

"Es alarmante el incremento de las cifras de delitos contra la libertad e integridad sexual reportada por esta misma institución para el año 2017", añadió el organismo mundial, sin precisar cifras.