Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Al menos 15.000 personas exigen en Viena la dimisión del Gobierno austríaco

"¡Kurz debe irse!" y "Resistencia", son otros de los eslóganes vociferados que se suceden mientras se ha atrasado hasta las 17.45 GMT la esperada rueda de prensa del jefe del Gobierno.

Por: Viena, EFE -

Unas 15.000 personas, según la Policía, y el doble según los organizadores, se concentran hoy en Viena ante la sede del Gobierno austríaco para exigir elecciones anticipadas tras la dimisión del vicecanciller y líder ultra, Heinz-Christian Strache, comprometido por un vídeo en el que ofrece favores políticos a cambio de donaciones ilegales.

"Nuevas elecciones", "dimisión" y "No nos iremos hasta que os vayáis" gritan los manifestantes que, convocados de forma espontánea a través de las redes sociales, enarbolan banderas rojas, arco iris y de la Unión Europea, a la espera de que el canciller federal, Sebastian Kurz, comparezca ante la prensa.

Publicidad
"¡Kurz debe irse!" y "Resistencia", son otros de los eslóganes vociferados que se suceden mientras se ha atrasado hasta las 17.45 GMT la esperada rueda de prensa del jefe del Gobierno.

En algunos carteles de los congregados, en su gran mayoría jóvenes, podía leerse: "Este gobierno es corrupto", "Strache es un neonazi" o "Ni un día mas con los azules (ultras)".

"Strache ha dimitido pero este gobierno no puede seguir. Se ha mostrado la verdadera cara del FPÖ. Un partido corrupto y racista no puede gobernar Austria", dijo a Efe Thomas, de 20 años.

El joven se refería al escándalo desatado a las 18.00 hora local (16.00 GMT) de ayer, cuando dos medios alemanes -el semanario "Der Spiegel" y el diario "Süddeutsche Zeitung"- difundieron la filmación grabada con cámara oculta en una mansión de Ibiza (España) en julio de 2017, pocos meses antes de las legislativas austríacas.

Strache aparece hablando con una mujer que se hizo pasar como sobrina de un oligarca ruso a quien le promete contratos estatales a cambio de ayuda electoral y la asesora para donar a su formación eludiendo las leyes sobre financiación de partidos.

Le plantea además adquirir el diario más influyente de la república alpina y sustituir en él a algunos periodistas por otros afines a los ultras para ayudar a su formación a vencer.

"Los periodistas son de todas formas las mayores putas del planeta", dice entonces Strache, según transcripciones publicadas en los citados medios alemanes.

"Se han traspasado todas las líneas rojas. Tiene que haber nuevas elecciones porque el FPÖ no está capacitado para gobernar. Y Kurz debe asumir la responsabilidad por este experimento (de aliarse con los ultraderechistas y euroescépticos) y por pactar con corruptos", declara a Efe Florian, de 25 años.

En un ambiente festivo y reivindicativo, Sheila y Johannes cosecharon aplausos cuando abrieron una botella de champán por la dimisión del vicecanciller Strache.

"Su marcha es una victoria para la democracia. Esto demuestra lo que algunos ya sabíamos, que es un partido corrupto que gobierna para su propio beneficio. Esta es la verdadera cara del FPÖ", dice Johannes, mientras que para Sheila el cese del político ultra "no es suficiente".

También para Anna está claro: "Esto ya no va sobre el pasado neonazi de Strache, va sobre la idea que tiene el FPÖ de servirse de la política para enriquecerse. Tiene que haber un cambio", exige.

Strache atribuyó la comprometedora filmación a "una campaña de desinformación sucia", por la que cayó en una trampa tendida por "agentes provocadores" cuando fue invitado a una cena en una villa que había sido previamente preparada con escuchas y vídeos.

Pidió perdón por su "error" y "estupidez" cuando se comportó "como un adolescente" en una reunión "rociada con alcohol" para tirarle de la lengua, pero aseguró que la única acción ilegal la cometieron quienes tendieron la trampa y difundieron el vídeo.

Desde la llegada al poder del FPÖ como socio menor de una coalición con el Partido Popular (ÖVP) de Kurz se han sucedido los escándalos por comentarios o incidentes racistas y xenófobos de algunos de sus políticos y militantes, o por su cercanía a extremistas de derechas.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content