Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Demandan al Vaticano por el abuso sexual de sacerdotes estadounidenses

La demanda intenta trazar una línea directa desde las víctimas de abuso sexual del clero hasta el Vaticano, a través de los funcionarios de la iglesia de Minnesota.

Captura de video.

Por: Minnesota / AP -

Tres hermanos que fueron abusados ​​sexualmente por un sacerdote de la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis presentaron una demanda federal contra el Vaticano, alegando que la Santa Sede es responsable porque el caso fue atendido por el exarzobispo John Nienstedt y el exembajador del Vaticano en los Estados Unidos.

La demanda intenta trazar una línea directa desde las víctimas de abuso sexual del clero hasta el Vaticano, a través de los funcionarios de la iglesia de Minnesota. Luke, Stephen y Ben Hoffman fueron abusados ​​por el exsacerdote Curtis Wehmeyer, aproximadamente entre 2009 y 2012.

"Tengo demasiadas sobrinas y sobrinos para permitir que algo como esto suceda a cualquier otra persona", dijo Stephen Hoffman sobre su decisión de presentarse.

Publicidad

Nienstedt y el exembajador, Carlo Maria Viganò, han negado previamente las alegaciones presentadas en la demanda. El abogado del Vaticano en Estados Unidos, Jeffrey Lena, no hizo comentarios inmediatos. En el pasado, Lena describió las demandas por abuso sexual contra el Vaticano como trucos publicitarios.

La demanda incluye a otros dos hombres que dicen que fueron molestados por sacerdotes católicos, uno en Minnesota y otro en California. Esos dos hombres demandaron al Vaticano por separado en el último año, pero el abogado Jeff Anderson retiró sus casos anticipando la demanda del martes. Anderson también había demandado al Vaticano en dos ocasiones anteriores sin éxito.

Anderson dijo que cree que la nueva demanda es más fuerte porque hizo un esfuerzo más completo para documentar la autoridad del Vaticano sobre los clérigos católicos y para presentar a la iglesia como una empresa comercial. La participación de los hermanos Hoffman también le permitió plantear cuestiones relacionadas con Nienstedt, que según él son emblemáticas de cómo los líderes de la iglesia han encubierto los abusos.

"El cuerpo de evidencia y el alcance de la queja es mucho más amplio y mucho más desarrollado que la primera vez que litigamos esto", dijo Anderson.

Debido a que tiene el estatus de una nación extranjera, el Vaticano generalmente está exento de demandas en los Estados Unidos. Las excepciones a la Ley de Inmunidades Soberanas Extranjeras de EE. UU. Incluyen actos ilícitos cometidos contra ciudadanos de los EE. UU. Y actividades comerciales emprendidas por naciones extranjeras.

La nueva demanda busca daños monetarios, pero los demandantes dijeron que la verdad es el objetivo. La demanda solicita órdenes judiciales que requieran que el Vaticano entregue los nombres de los sacerdotes "creíblemente acusados" cuyos casos han sido remitidos a la Santa Sede, junto con los registros relacionados. También busca los nombres de los líderes de la iglesia que han estado implícitos en encubrir el abuso.

LEE TAMBIÉN: Colombia rechaza intento de "dictadura de Venezuela" para tomarse el Parlamento

Ben Hoffman dijo que la iglesia necesita ser más transparente y "vivir en la verdad".

"Todavía soy católica. Tengo un profundo amor por la iglesia. Tengo un profundo amor por mi fe, significa el mundo para mí. Pero el Vaticano, tenemos que arreglar esto ", dijo, con los ojos llorosos.

Antes de que se abusara de los hermanos Hoffman, los funcionarios de la iglesia recibieron quejas sobre las actividades sexuales inapropiadas de Wehmeyer. En 2004, fue citado por merodear en un parque de Minnesota conocido como un lugar para reunirse por sexo anónimo, y mintió a la policía sobre su identidad, dice la demanda.

Wehmeyer fue evaluado más tarde en un centro de tratamiento para sacerdotes con problemas y se le diagnosticó un trastorno sexual. El arzobispo en ese momento, Harry Flynn, lo trasladó de West St. Paul a la Iglesia del Santísimo Sacramento en St. Paul y lo asignó a tareas administrativas.

Pero en 2009, cuando Wehmeyer comenzó a abusar de los hermanos Hoffman, Nienstedt promovió a Wehmeyer como pastor. De acuerdo con la demanda, otro funcionario de la arquidiócesis advirtió a Nienstedt, entonces recién instalado como arzobispo, sobre la promoción y le informó sobre el historial de Wehmeyer, en vano.

Durante los siguientes tres años, Wehmeyer abusó de los hermanos Hoffman, que estaban en su adolescencia, durante los viajes de campamento. Después de que la madre de los niños denunció el abuso de al menos dos de sus hijos a la policía, Wehmeyer fue arrestado y se declaró culpable de conducta sexual delictiva y posesión de pornografía infantil.

La AP no suele nombrar a las víctimas de abuso sexual, pero los demandantes han optado por hablar públicamente.

El arresto de Wehmeyer llevó a los fiscales locales a presentar cargos penales contra la archidiócesis por no proteger a los niños. Los cargos se retiraron en 2016 cuando la arquidiócesis admitió haber cometido un delito y acordó reunirse con las víctimas y adoptar medidas más enérgicas para prevenir el abuso del clero.

El arresto de Wehmeyer también provocó la renuncia de Nienstedt después de que la archidiócesis contrató a un bufete de abogados para supervisar su supervisión de Wehmeyer. La investigación alegó que Nienstedt había acosado sexualmente a sacerdotes y seminaristas y tenía una "relación social" con Wehmeyer.

La controversia en torno a Nienstedt se intensificó cuando un sacerdote involucrado en la investigación escribió un memo que decía que Viganò ordenó a los oficiales de la iglesia que pusieran fin a la investigación y les ordenó que destruyeran una carta que le escribieron para objetar su directiva.

Viganò negó rotundamente esas acusaciones en un comunicado el año pasado. "Nunca le dije a nadie que (el bufete de abogados) debía detener la investigación, y nunca ordené que se destruyera ningún documento", dijo. "Cualquier afirmación en contra es falsa".

Nienstedt, quien no es un acusado en el caso, también niega las acusaciones. En una respuesta a las preguntas enviadas por correo electrónico por la AP, Nienstedt dijo que su interacción con Wehmeyer era en el contexto de arzobispo a sacerdote.

"Durante mi tiempo como Arzobispo, me informaron sobre algunos desafíos que Wehmeyer estaba enfrentando, pero no se me informó de que pudiera estar involucrado inapropiadamente o ilegalmente con menores de edad", escribió Nienstedt. Dijo que, como arzobispo, se aseguró de que Wehmeyer cumpliera con las condiciones impuestas, incluido el asesoramiento.

Nienstedt escribió que Wehmeyer estaba siendo supervisado y estaba haciendo lo que se le pedía, y la decisión de promoverlo se tomó en consulta con otros.

"Nunca ocultaría a sabiendas el abuso sexual del clero", escribió Nienstedt.

Nienstedt también dijo que no está al tanto de un informe final que salió de la investigación sobre él, pero reiteró que a pesar de que las acusaciones son falsas, ordenó que la investigación se llevara a cabo, como lo habría hecho con cualquier otro sacerdote.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content