Tensión en el campamento de caravanas de migrantes después del choque fronterizo

Los propios migrantes estaban explorando con urgencia sus opciones en medio de la creciente sensación de que tenían pocas esperanzas de hacer ofertas de asilo exitosas en los Estados Unidos o de cruzar la frontera ilegalmente.
Migrantes se reúnen en el cruce fronterizo Chaparral, entre Tijuana, México y EE.UU. Foto: AP

Migrantes se reúnen en el cruce fronterizo Chaparral, entre Tijuana, México y EE.UU. Foto: AP

Por: México / AP -

La tensión continuó este martes ya que los residentes de la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana cerraron una escuela junto a un complejo deportivo donde más de 5,000 migrantes centroamericanos han estado acampados durante dos semanas.

El movimiento de la asociación de padres de la escuela primaria se produjo después de que los agentes de la frontera de Estados Unidos lanzaran gases lacrimógenos a México para hacer retroceder a un grupo de migrantes que habían cruzado la frontera durante el fin de semana. El incidente llevó a las autoridades mexicanas a intensificar la presencia policial alrededor del refugio.

Publicidad

Citando temores por la seguridad de sus hijos, los padres compraron su propio candado y cerraron las puertas de la escuela. Un letrero en la puerta decía que la escuela permanecería cerrada hasta nuevo aviso.

Carmen Rodríguez dijo que los padres habían estado pidiendo a las autoridades que hicieran algo desde que llegaron los migrantes, y agregó que su hija de 9 años no regresará a clases hasta que se hayan ido.

"Estamos pidiendo que se reubiquen", dijo Rodríguez, señalando que algunos migrantes se habían acercado a los terrenos de la escuela para pedirles dinero a los niños, usar los baños de la escuela y que algunos fumaban marihuana en los muros del perímetro.

Ella dijo que a los padres les preocupa que los manifestantes anti-migrantes se aproximen nuevamente al complejo deportivo, como lo hicieron la semana pasada. "Si vienen aquí y hay una confrontación, nos veremos atrapados en el medio", dijo.

Los propios migrantes estaban explorando con urgencia sus opciones en medio de la creciente sensación de que tenían pocas esperanzas de hacer ofertas de asilo exitosas en los Estados Unidos o de cruzar la frontera ilegalmente.

La mayoría estaban desanimados después de que los agentes estadounidenses lanzaron gases lacrimógenos contra el grupo de inmigrantes que intentaban cruzar a los Estados Unidos el domingo. Vieron el choque y la respuesta oficial como un daño a sus posibilidades de llegar a los Estados Unidos.

Hubo una línea estable el martes frente a una tienda de campaña que alberga a la Organización Internacional para las Migraciones, donde los funcionarios ofrecían asistencia a quienes querían regresar a sus países de origen.

Los funcionarios también informaron un mayor interés por parte de los migrantes que desean iniciar el proceso de permanecer en México. Una feria de empleo que empareja a los migrantes con vacantes en Baja California registró un número creciente de consultas.

"Lo que sucedió ayer nos perjudica a todos", dijo Oscar Leonel Mina, un padre de 22 años de San Salvador, El Salvador, sobre el choque fronterizo del domingo.

Mina, su esposa y su pequeña hija evitaron la protesta y se alegraron de haberlo hecho después de escuchar a otros contar lo que se había desarrollado, dijo, sentado afuera de la tienda de su familia en el complejo deportivo de Tijuana y usando un cepillo de dientes para limpiar el polvo fino que cubre todo de su zapatillas.

En la tienda de al lado, Brandon Castillo, de 23 años, de Santa Rosa, Guatemala, intervino. "Dicen que fue toda la caravana, pero no fue toda la caravana", dijo.

Los eventos hicieron que Mina reconsiderara el plan de su familia de llegar a los Estados Unidos. Dice que escuchó a la gente hablar de Rosarito, una ciudad de playa popular entre los turistas estadounidenses a unos 40 minutos en coche al sur de Tijuana.

LEE TAMBIÉN: Juez de Miami ordena el traslado del hermano de presidente de Honduras a NY

Allí "puedes ganar dinero y vivir bien" si estás dispuesto a trabajar, dijo. Se fijó el objetivo de tratar de sacar a su familia del estadio deportivo en otra semana.

Las fuerzas de seguridad mexicanas aumentaron su presencia en el complejo donde miles de personas de la caravana de migrantes se han refugiado, aparentemente buscando evitar una repetición de la escena fea del domingo.

El secretario de seguridad pública de Tijuana, Marco Antonio Sotomayor Amezcua, dijo en una conferencia de prensa que la policía mexicana sería prudente en el uso de la fuerza, pero "tenemos que vigilar a toda costa que los puestos fronterizos no vuelvan a cerrarse".

Sotomayor dijo que espera que los migrantes que han pensado ingresar a los Estados Unidos aprendan ilegalmente de los eventos del domingo que eso no será posible.

Los migrantes que esperan solicitar asilo en los Estados Unidos deben poner sus nombres en una lista de espera que ya tenía alrededor de 3,000 personas antes de que la caravana llegara a Tijuana. Con los funcionarios de EE. UU. Procesando menos de 100 reclamos por día, el tiempo de espera para los recién llegados tardará meses.

Eso ha infundido un sentimiento de desesperación entre muchos después de su agotador viaje desde Centroamérica. El incidente del domingo comenzó después de que cientos de personas marcharon a la frontera para intentar llamar la atención sobre su situación. Algunos intentaron atravesar cercas y alambres que separan los países, lo que provocó las descargas de gas picante.

Cindy Martínez, de San Vicente, El Salvador, dijo que había estado a punto de cruzar el cable de la concertina hacia el lado estadounidense cuando se lanzó el gas lacrimógeno. Ella estimó que unas 20 personas ya habían pasado frente a ella, y los padres le rogaron a los agentes que no desataran el gas porque había niños pequeños presentes.

"Veo que es imposible para ellos querer darnos asilo", dijo. "Debido a las palabras que el presidente Donald Trump ha dicho, creo que esto es imposible".

Martínez, de 28 años, dijo que ahora estaba considerando trabajar en Tijuana.

El Instituto Nacional de Migración de México informó que 98 inmigrantes fueron deportados luego de intentar romper la frontera de los Estados Unidos. El Departamento del Interior del país dijo que alrededor de 500 personas intentaron apresurarse en la frontera, mientras que las autoridades de los EE.