Juezas le dan regaño de su vida a Fiscales del caso pinchazos

Juezas le dan regaño de su vida a Fiscales del caso pinchazos

Juezas le dan regaño de su vida a Fiscales del caso pinchazos

Por: Luis Miguel Avila Crítica -

El Tribunal de Juicio Oral durante la lectura de la sentencia absolutoria del expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli destacó que el testigo protegido dentro del proceso pinchazos, Ismael Pitti cometió una serie de delitos y nunca fue investigado por el Ministerio Público.

Las juezas Iveth Francois, Jennifer Saavedra y Marisol Osorio, en su fallo de 155, destacaron una serie de inconsistencia dentro de este proceso cometidas por parte de la Fiscalía, principalmente en el caso del testigo protegido.

Publicidad

Según las juezas: Ismael Pittí resultó ser un “testigo sospechoso”, que tuvo muchas contradicciones y que resultó ser “inconsistente” en su declaración.

Las integrantes del tribunal destacaron la reunión que el testigo protegido sostuvo con el exmandatario Juan Carlos Varela antes de presentarse a denunciar a Martinelli en el Fiscal Auxiliar, Marcelino Aguilar.

Destacaron las palabras puntuales que Varela le dijo a Pittí cuando se reunió con éste: “si sabes algo de esto le aconsejo que vaya a la Fiscalía a presentar la denuncia... hágalo por su familia” a lo que el testigo respondió que lo pensaría.

El Tribunal también destacó que a diferencia de Varela, el exgobernante Martinelli nunca se presentó al Consejo de Seguridad Nacional.

En este punto, las juezas fueron claras en destacar que la fiscalía nunca pudo explicar la presencia del expresidente Juan Carlos Varela, en las instalaciones del Consejo de Seguridad en el año 2014 y de cómo tenía conocimiento de los supuestos hechos que dieron pie a este proceso legal.

Agregaron que otro punto importante es que el testigo protegido se presentó preparado a la audiencia y destacó los diversos encuentros que sostuvo con la fiscalía tanto en Panamá como en EEUU

Además de esto, las juezas también resaltaron la falta de memoria de Pittí cuando era interrogado por la defensa de Martinelli y hasta reconoció que dentro de los correos que presentó como prueba, muchos eran falsos

De forma clara, las juezas señalaron que para darle la categoría de testigo a Pittí, se necesitaba de un análisis más profundo para poder otorgarle dicha categoría y que su testimonio debió ser valorado por su credibilidad.

El fallo advierte que cuando Pitti se presentó a presentar la denuncia contra Martinelli no fue como testigo protegido y entregó un vídeo con voz distorsionada que dijo que se trataba de una tercera persona que resultó ser él mismo.

Según las juezas: Ismael Pittí resultó ser un “testigo sospechoso”, que tuvo muchas contradicciones y que resultó ser “inconsistente” en su declaración.

Dentro de su fallo, las juezas también evaluaron cada una de las supuestas víctimas que se presentaron al juicio, dejando evidenciado que ninguno pudo vincular a Martinelli con los dos delitos que se le acusaban.

También dejaron clara la animadversión de ciertos testigos hacia el expresidente, específicamente el caso de José Luis “Popi” Varela, Erasmo Pinilla y Balbina Herrera.

Igualmente, dejaron las juezas establecido que les llamó la atención que la fiscalía no hizo pericia alguna de los equipos de las supuestas víctimas para verificar que los correos que les estaban presentando eran de ellos.

La sentencia cuya lectura se extendió por 8 horas y media también destacó el valor fundamental que debe haber al manejar la evidencia digital y resaltó que la Fiscalía no logró probar su teoría del caso.

Para el abogado Sidney Sittón cada página consignada en la sentencia absolutoria de Martinelli, es un martillazo contra la Procuraduría al servicio del poder político de turno y contra fiscales deformados profesionalmente. El fallo es una pieza de obligatorio estudio en universidades y academias.

Al final Martinelli dijo que lo único que espera que lo que le hicieron no se lo hagan a ningún otro panameño con la fabricación de un caso que como el mío ha costado millones al Estado, destruido vida y me metieron siete años en una moledora judicial.

Contenido Premium: 
0