Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Muere la voz de Radio Mil

La voz de Gress se hizo conocida en Panamá en la emisora Radio Mil

Por: Redacción Critica -

Para todos los oyentes de Radio Mil fue una voz familiar. John Gres, el locutor de origen cubano nacionalizado en Estados Unidos, murió anoche en Estados Unidos.

Su madre era inglesa y su padre español.  Nació en La Habana, pero después de la revolución cubana, la familia se trasladó a Nueva York. Allá trabajo en la NBC y en Naciones Unidas. Antes, a los 19 años había iniciado su carrera de locuror en el La Habana. 

Gres fue un locutor profesional, uno de los más famosos del mundo de habla hispana. Nadie sabe describir exactamente qué tenía, pero todos estaban de acuerdo en que su voz era la mejor. Era cálida y sin acento pero, sobre todo, seductora.

Publicidad
En una entrevista a Semana, Gres habló de su voz como un pianista de su piano, un fotógrafo de su cámara y una modelo de su cara. Es decir, como un instrumento de trabajo. Para comenzar tiene que cuidarla. Afirma que cada vez que va a grabar un comercial "tomo té caliente, miel de abejas y pastillas para la garganta". Además su voz tiene que ser neutral. 

"Me propuse eliminar el acento. Para poder penetrar en todo el continente, tiene que estar desprovista de todo regionalismo".

Fue el narrador de los trailers de Columbia Pictures y Sony Pictures. Durante los años 70 y 80 cada vez que un colombiano, chileno, ecuatoriano, etc. iba a cine, la voz que anunciaba la próxima película era la de John Gres. En un momento llegó a grabar hasta 150 trailers en un año, y por cada uno se podía ganar hasta 2.000 dólares. 

Después de varios años en Nueva York, John Gres se trasladó en 1987 a Miami. La vida informal y descomplicada de Miami encaja definitivamente con su temperamento. Valora mucho ser él quien controla su tiempo, señala.

Del dinero no le gusta hablar. Gres hacía tres solicitudes específicas cada vez que lo entrevistaban: que no le pregunten por la edad, por Fidel Castro, ni cuánto gana.

Alguien escribió una vez, que el hombre, cuyo rostro era poco conocido en Panamá, pero cuya voz cautivaba, podría ganar hasta un millón de dólares al año.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title