Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Negociado en Tocumen S.A. advierten ante la OACI

Por: Redacción / Crítica Impreso -

El presidente saliente de la directiva de Tocumen S.A., Dulcidio de la Guardia, y el exgerente, Joseph Fidanque, tendrían responsabilidad del negociado del tratamiento de la basura internacional que maneja el aeropuerto.

Desde 2014, Fidanque admitió que contrató directamente a la empresa Servicios Tecnológicos de Incineración (STI) de uno de sus amigos personales: Juan David Morgan, para que asumiera el contrato de $830 mil trimestrales.

Publicidad

Ese contrato ha venido siendo renovado hasta la fecha con la excusa de que se trataba de una opción temporal hasta que el aeropuerto construyera su propio incinerador. Fue así que se contrató a la empresa Oproler en 2016, pero el año pasado Tocumen S.A. se vió obligado a reconocer que el incinerador construido no podía atender el volumen de basura generado actualmente por aeropuerto.

Tocumen S.A. precisó que el incinerador solo podía recibir 2 toneladas diarias de basura cuando el aeropuerto genera entre 7 y 8 toneladas diarias. Se volvió a contratar a STI para que siguiera dando el servicio, pero esta vez de manera indirecta hasta que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) llamara a una licitación mientras aplicara la fianza contra Oproler y se adecuara el nuevo incinerador.

OACI se encargó de licitar el contrato temporal desde Canadá para evitar las influencias políticas, generando el interés de dos empresas, entre ellas nuevamente STI.

Sin embargo, fuentes oficiales confirmaron que STI no logró formalizar su oferta en el tiempo indicado, dejando solo en la carrera a la otra empresa que cumplió con todos los requerimientos.

Pero ahora el presidente saliente de la directiva de Tocumen S.A., Dulcidio de la Guardia, intenta obviar todo lo actuado por la OACI, porque la empresa afín a uno de sus socios en una firma de abogados, no logró formalizar su propuesta.

De la Guardia estaría amenazando con no aprobar el traslado de partida para que la OACI pueda formalizar el contrato con la empresa que cumplió con toda la licitación, señalaron fuente vinculadas al proceso.

Tocumen S.A. se limitó a decir que esta es una licitación del aeropuerto administrada por la OACI, con sede en Canadá. “Esta licitación está aún dentro de los procesos de evaluación y análisis previo a la adjudicación. Por lo tanto, respetando los protocolos definidos por esta organización para licitaciones internacionales, cualquier consulta respecto al estatus de esta licitación debe ser dirigida a la OACI”, dijo Tocumen S.A., negándose a responder si su directiva ya conocía de los resultados entre las empresas que compitieron.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content