Diputados suecos: sin auto oficial ni choferes. Así viven los políticos (Video)

En el video se explica que los diputados suecos viviendo sin lujos, en apartamentos pequeños de hasta 40 m2 en Estocolm
Diputados suecos: sin auto oficial ni choferes. Así viven los políticos (Video)

Por: Redacción Crítica -

Las diferencias entre los políticos latinoamericanos incluyendo los de Panamá y los de Europa, específicamente los de Suecia, son abismales.
Y, es que en Europa la política es vista de una manera muy diferente, los diputados y ministros son considerados como ciudadanos comunes por cual no tiene sentido que tengan privilegios o beneficios adicionales por el hecho de ocupar un cargo público, según un reportaje de Economía y Desarrollo que aparece en Youtube.  https://www.youtube.com/watch?v=_TRiHN9Tk2Y
En un reportaje de Claudia Wallin, para una televisión brasileña, publicado en el 2013, pero que hoy día sigue presente en las redes sociales, se muestra cómo es la vida de los diputados en Suecia, un país que lucha contra la corrupción a todos los niveles, pero sobretodo, el político.
El video se ha viralizado y sientos de portales lo han posteado en sus cuentas, algunos con traducciones al español y otros agregando subtítutlos.

En el video se explica que los diputados suecos viven sin lujos, en apartamentos pequeños de hasta 40 m2 y algunos de solo 18 m2, con un área de lavandería compartida al igual que la cocina comunitaria, sin carros oficiales y mucho menos choferes.
También van en bus a sus oficinas, no tienen derecho a planes de salud privado ni tampoco reciben una pensión vitalicia. Mucho menos gozan de inmunidad, por lo que pueden ser procesados como cualquier ciudadano.
Lo que sí reciben los funcionarios es una tarjeta anual del servicio de transporte público y es muy mal visto, que la usen para llegar en taxis a sus oficinas, de 18 metros cuadrados. Ninguno tiene secretaria ni asesores. 
El único que tiene derecho a un auto oficial de manera permanente es el Primer Ministro, quien lava su ropa y limpia su casa.
La idea fundamental es que los políticos son elegidos para servir y no ser servidos.
Y no de los datos principales es que todos tienen el mismo salario y trabajan de 60 a 70 horas a la semana.
En este sentido se recuerda el caso de una mujer que buscaba un cargo político, pero se le descubrió que había utilizado dinero del Estado para comprarse dos barras de chocolate.

Publicidad

Contenido Premium: 
0