Condena, embarazo y libertad

Condena, embarazo y libertad

Por: Redacción Crítica -

Caroline Denise Wood Olier, condenada a 30 años de prisión por el homicidio de Sandra González, ocurrido el 7 de mayo de 2009, habría evadido una vez más la justicia, al presentarse a una audiencia de cumplimiento con un avanzado estado de embarazo y solicitar una medida cautelar de arresto domiciliario.

Pagó a sicarios

Publicidad

Los antecedentes de este caso se remontan al 2009, cuando la hoy condenada, motivada por celos, le pagó a sicarios para que asesinaran a González, esposa de su amante, a quien le propinaron varios disparos en plena madrugada cuando se dirigía a su trabajo. Todo ocurrió en Pedregal, donde residía la víctima.

Luego de las investigaciones, se logró la captura de los sicarios y las autoridades comprobaron que Caroline Denise Wood Olier, fue quien ordenó ejecutar el hecho, por lo que fue condenada a 30 años de prisión.

Bendito embarazo

Estando en la cárcel, Caroline se embarazó de su primer hijo, que hoy día tiene 4 años de edad, y ante esta situación pidió que le cambiaran la medida cautelar y la enviaran a casa por licencia de maternidad; permiso que se le concedió por un año, en 2016, pero pasó más de ese tiempo y ella nunca regresó a la prisión a pagar por el crimen.

Artimañas

Los familiares de Argenis González, primera pareja de Wood Olier, contactaron a Crítica, indicando que Caroline acusó a su expareja de maltrato doméstico y le negó que reconociera al niño, como estrategia para hacerles creer a las autoridades de que era madre soltera y así poder estar en la calle para cuidar a su hijo y evitar regresar a prisión.

Indicaron que todo se trató de una artimaña de esta mujer, ya que supuestamente, tiene familiares con influencias para evitar que pague por el crimen en prisión.

La historia se repite

Cuatro años después, la condenada vuelve a presentarse ante las autoridades con un avanzado estado de embarazo, por lo que volvió a pedir que le concedieran un tiempo fuera de prisión, ya que no podía estar en esa situación en la cárcel y adicional a ello, por razones humanitarias ante la pandemia de la Covid-19.

El Ministerio Público no tuvo objeción al respecto y Caroline Denise Wood Olier, fue enviada al lugar donde reside con su nueva pareja con la medida de arresto domiciliario, hasta que el niño cumpla un año, para así realizarle la nueva audiencia de cumplimiento.

Contenido Premium: 
0