Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Muere miembro de Senan

La avioneta bimotor de EE.UU. con matrícula N35PIT se estrelló la madrugada de ayer en Acandí, corregimiento de Capurganá, en el Urabá chocoano. Cuatro de los seis

Redacción / Crítica

La avioneta bimotor de EE.UU. con matrícula N35PIT se estrelló la madrugada de ayer en Acandí, corregimiento de Capurganá, en el Urabá chocoano. Cuatro de los seis ocupantes -entre ellos un oficial panameño- murieron en el siniestro.

La aeronave tipo Dash8, tripulada por cinco estadounidenses y un panameño, salió de Panamá a las 10:45 p.m. del viernes. Realizaba sobrevuelos de vigilancia en la frontera colombo-panameña y tenía base de operaciones en el país vecino, según confirmó la Aeronáutica Civil.

“Recibimos comunicación de campesinos que nos contaron que sintieron una gran explosión y luego llamas”, indicó Gabriel José Olivares, alcalde de Acandí.

El Servicio Nacional Aeronaval (Senan) de Panamá confirmó que el teniente panameño Lloyd Núñez se encuentra entre las víctimas mortales del accidente y reportó que dos tripulantes norteamericanos sobrevivieron, los otros 3 fallecidos son estadounidenses.

En un comunicado, el Senan indica que se trató de una aeronave de patrullaje marítimo norteamericana en el desarrollo de una operación antidroga, en el marco del acuerdo Salas-Becker, en la frontera colombiana.

El general Nicasio de Jesús Martínez, comandante de la IV Brigada del Ejército colombiano, cuyas tropas viajaron a la escena del accidente, descartó la posibilidad de que el avión fuera derribado por la guerrilla.

"No hubo ninguna agresión, ningún impacto... fue un fracaso", dijo Martínez, quien agregó que era demasiado pronto para saber si el accidente fue causado por una falla mecánica, error humano o el clima.

El Comando Sur de los EE.UU. también informó que no había ninguna indicación de que el avión fuese derribado.

Carlos Iván Márquez, jefe de la oficina nacional de Colombia para la atención de desastres, dijo que los estadounidenses supervivientes tuvieron lesiones que incluyen múltiples fracturas y quemaduras en al menos el 40 por ciento del cuerpo.

El avión había sido contratado por el Gobierno de EE.UU. para proporcionar la detección y el control de las rutas de tráfico de drogas en la región costera de Centroamérica como parte de la Operación Martillo, dijo el Comando Sur en un comunicado.

En las labores de rescate participaron elementos del Senan y la Fuerza Aérea de Colombia (FAC). Por Panamá participa un helicóptero Augusta Westland AW-139 y un caza 212-300 y por Colombia, helicópteros Blackhawk. Al mando del equipo de rescate panameño se encuentra el comisionado Gustavo Pérez.

Se conoció además que hay dos sobrevivientes en el accidente y que fueron trasladados vía aérea hacia un hospital de los Estados Unidos.

Se espera que las autoridades de seguridad panameña rindan un informe completo de lo ocurrido a la comunidad.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content