Falso enfermero ingresa a hospital para asesinar víctima con inyección letal

El hecho criminal ocurrió en Cali: el hombre, cuya identidad se encuentra bajo reserva judicial, sobrevivió a un atentado previo en el municipio de Jamundí, Valle del Cauca.
El agresor se disfrazó como enfermero, accedió al cuarto en donde se encontraba la víctima para inyectarle una sustancia que buscaba segar su vida. Foto: EFE-Archivo

El agresor se disfrazó como enfermero, accedió al cuarto en donde se encontraba la víctima para inyectarle una sustancia que buscaba segar su vida. Foto: EFE-Archivo

Por: Infobae -

Un hombre fue víctima de un atentado sicarial con arma de fuego en el municipio de Jamundí, Valle del Cauca, Colombia, el pasado 6 de diciembre. Fue por intervención de la Policía Nacional, así como de personas que estuvieron en la escena del atentado, que la víctima logró salvar su vida.

De acuerdo con declaraciones al diario El País de Cali el general Manuel Antonio Vázquez, Comandante de la Policía Metropolitana de la ciudad, la institución tuvo una “oportuna respuesta” para capturar en flagrancia a su agresor.

Publicidad

Sin embargo, en lo que es presumiblemente una venganza, la víctima, internada en un hospital de la capital del Valle del Cauca, fue sujeto de un segundo atentado. Esta vez realizado por un hombre que logró evadir los estrictos controles para ingresar al centro hospitalario.

Disfrazado como enfermero, accedió al cuarto en donde se encontraba la víctima para inyectarle una sustancia que buscaba segar su vida.

Los hechos, divulgados en las últimas horas del 22 de diciembre, ocurrieron el pasado 16 del mes, por parte del general Vásquez, quien aportó detalles del caso que no es insólito en la ciudad. Días atrás, una mujer, víctima de violencia de género, habría recibido 14 catorce puñaladas en otro centro hospitalario de Cali.

En esta ocasión, fue el personal médico el que evitó un fatídico desenlace.

El general Vásquez, vía Twitter, entregó algunos pormenores del caso: “Luego de recibir esta sustancia, su estado de salud desmejoró. Sin embargo, gracias a la actuación del equipo médico pudo ser estabilizado”.

Agregó que fue “por una denuncia” la que motivó a la fuerza policial a realizar un seguimiento al caso.

El oficial no entregó mayores detalles sobre el tipo de sustancia provista para asesinar al paciente, su identidad o los móviles de los dos atentados. La Policía Metropolitana remitió las pruebas a la Fiscalía General de la Nación para que iniciara la respectiva investigación de un caso que evidencia los niveles de inseguridad que afronta la ciudad en la temporada decembrina.

En temporada decembrina, el crimen se encuentra al alza en la capital del Valle.

Según reportes de la Policía Metropolitana, se presentan 6 atracos diarios que combinan utilización de motocicletas, raponazos a ciudadanos y violencia física.

Otro elemento es la utilización de tapabocas, que confunde a los ciudadanos al momento del hurto. Los objetos más apetecidos por los criminales son: bolsos, billeteras, celulares, joyas y elementos tecnológicos como relojes o audífonos.

Las autoridades tienen identificadas estas micro estructuras criminales, que han unido fuerzas para incrementar la sensación de inseguridad, realizando acciones conjuntas en lugares como restaurantes, mercados, calles, e incluso residencias.

Por lo anterior, en trabajo conjunto entre Policía y Fiscalía se produjo una redada en las últimas horas del 22 de diciembre para desarticular estas estructuras que, no por pequeñas, no dejan de ser peligrosas para la seguridad y bienestar de los caleños.

Con información de campo y el acompañamiento del CTI, el operativo dio como resultado la captura de 22 personas dedicadas al hurto callejero en 11 diligencias de allanamiento.

Según declaraciones oficiales del general Manuel Vásquez, comandante de la Metropolitana de Cali, el balance es significativo en horas previas a la navidad, que la capital del Valle, junto con otras ciudades del país, vivirá en medio de restricciones a la movilidad por la crisis sanitaria: “Estos delincuentes utilizaban como estrategia varios vehículos para garantizar la movilidad, a los que les ocultaban los sistemas de identificación, particularmente las placas. Los delincuentes enfrentarán la justicia por los delitos de concierto para delinquir, fabricación, tráfico, porte de armas de fuego, tentativa de homicidio y hurto agravado y calificado”.

Contenido Premium: 
0