Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Hombre demanda a exjefe por más de $1 millón por echarse pedos en la oficina

La Corte de Apelaciones del estado de Victoria confirmó la decisión de un juez de la Corte Suprema de que incluso si las alegaciones del ingeniero David Hingst fueran ciertas, la flatulencia no necesariamente constituía una intimidación.

David Hingst, reclamante de acoso en el lugar de trabajo, se cubre la cara cuando abandona el Tribunal de Apelación en Melbourne, Australia, el viernes 29 de marzo de 2019. AP

Por: Australia / AP -

Una corte de apelaciones de Australia desestimó este viernes un caso de acoso escolar presentado por un ingeniero que acusó a su exsupervisor de atacarle repetidamente a punta de pedos.

La Corte de Apelaciones del estado de Victoria confirmó la decisión de un juez de la Corte Suprema de que incluso si las alegaciones del ingeniero David Hingst fueran ciertas, la flatulencia no necesariamente constituía una intimidación.

Hingst dijo que llevaría su caso al Tribunal Superior, el tribunal de apelación final de Australia.

El jugador de 56 años de edad está buscando 1.8 millones de dólares australianos ($ 1.3 millones) por daños de su antiguo empleador en Melbourne, Ingeniería de la Construcción.

Publicidad

Hingst declaró que se había mudado de un espacio de oficina comunal para evitar las flatulencias del supervisor Greg Short.

Hingst le dijo a la corte que Short ingresaba varias veces al día a la pequeña oficina sin ventanas de Hingst y que rompería el viento con sus pedos

Hingst "alegó que el Sr. Short lo atacaría o lo atacaría, el Sr. Short pensó que esto sería divertido", escribieron los dos jueces del tribunal de apelación en su resolución.

Hingst dijo que rociaría a Short con desodorante y lo llamó "Sr. Apestoso ".

“Se tiraba un pedo detrás de mí y se alejaba. Lo haría cinco o seis veces al día ”, dijo Hingst fuera de la corte.

LEE TAMBIÉN: Joven nació con dos úteros y no lo sabía

Short le dijo a la corte que no recordaba haber roto el viento con un pedo en la oficina de Hingst, "pero puede que lo haya hecho una o dos veces".

Hingst también acusó a Short de ser abusivo por teléfono, usar lenguaje profano y burlarse de él.

Los jueces de la apelación encontraron que Hingst "puso el tema de la flatulencia del Sr. Short en la vanguardia" de su caso de acoso, argumentando que la "flatulencia constituía agresiones".

El tribunal determinó que Short no acosó ni hostigó a Hingst. Hingst no había podido establecer que la Ingeniería de la Construcción había sido negligente.

Hingst trabajó para Construction Engineering como administrador de contratos desde mayo de 2008 hasta abril de 2009.

Argumenta que fue intimidado en el lugar de trabajo hasta que su empleo fue terminado.

Ingeniería de la Construcción argumentó que su trabajo fue despedido debido a una desaceleración en los trabajos de construcción debido a la crisis financiera mundial a fines de 2008.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content