Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

ADN y cicatriz, claves para aclarar caso de Mónica Serrano

Por: Yorlenne Morales / Crítica Impreso -

Una prueba de ADN que se practicó ayer en un laboratorio especializado de la ciudad de Panamá y una pequeña cicatriz en la mejilla del lado izquierdo, serían las pruebas claves para determinar si una chica criada en Wagandí, comarca guna de Madungandí, es Mónica Milagros Serrano García, la bebé que con 18 meses de edad desapareció el 8 de febrero de 2003, de la casa de su abuela en Loma Bonita, en Vista Alegre de Arraiján.

Se trata de una chica con características muy similares a la de Mónica, cuyo padre Castor Serrano -cuando reportó su desparición- la describió como una niña de tez blanca, cabello rojizo ensortijado y tiene una pequeña cicatriz en la mejilla del lado izquierdo.

Mónica debería cumplir 19 años el 13 de julio. La chica ubicada en el poblado de Wagandí y que asistió a la escuela de Quebrada Cali, alega tener 17 años, es blanca y cabello rojizo, y obviamente no tiene rasgos indígenas, lo cual destaca en una población guna. También tendría una pequeña cicatriz en el rostro.

Publicidad

La joven identificada como Grifina López, ya tiene un bebé y está unida con un joven guna, hijo del saila del área. La chica habla perfectamente la lengua guna y algo de español.

El abogado Héctor Huertas explicó que la joven vivió de niña por dos años en Tocumen y luego llegó a Wagandí con una mujer guna, que murió hace tres años. Su padre aparentemente era colombiano y falleció hace 10 años. Grifina vivió por un tiempo con sus hermanastros.

El caso de que se trataba de Mónica Serrano surgió hace como tres meses, cuando un miembro del Senafront alertó sobre el parecido de Grifina con la desaparecida hace 17 años. Un tío abuelo de Mónica que fue PTJ de nombre Osvaldo "Papelón" García y su hija Delcidia García, fueron hasta el área indígena y se divulgó una foto de esa reunión en redes sociales y se desató todo.

El abogado Huertas dijo que se llegó acuerdo con la comunidad, con los familiares, el Saila de la comunidad y la afectada para realizarse una prueba de ADN en una clínica reconocida por el Ministerio Público. La muestra será comparada con la de la tía que estuvo en Wagandí. Los resultados demoran 10 días.

En caso de que la prueba de ADN salga positivo, eso va al Ministerio Público para que aperture el expediente y se realice las investigaciones pertinentes para determinar cómo llegó la joven a la comunidad.

El abogado Héctor Huertas respondió una serie de preguntas a Crítica.

Crítica: ¿Cómo llegó a Wagandi?

Héctor Huertas: La niña llegó hace como más de 13 años, cuando tenía 4 años y llegó a la comunidad a mano de una mujer Guna que efectivamente dijo que la tuvo aquí en Panamá, sin embargo la gente se dio cuenta que no era indígena, pero como ya hay mestizaje dentro de la comunidad guna, se vio como algo común, la niña ingresó a la comunidad y la comunidad la acogió.

La niña empezó a integrarse a la comunidad, estuvo 3 años en el colegio llegó hasta tercer o cuarto en la escuela de Quebrada Cali.

¿Se dice que su madre es guna y el padre es colombiano?

Nosotros fuimos a la comunidad para quitar un poco de morbo, porque se había tejido que efectivamente la niña era producto del mestizaje de un colombiano y una mujer guna, la verdad nada de eso está confirmado... Solo queda la privacidad tanto de los familiares de Mónica Serrano que tiene todo el derecho efectivamente de mirar si se trata de está joven, y ella necesita saber su identidad, pero también tiene una gran diferencia entre la comunidad guna.

¿Dónde vivió ella los 4 años anteriores a su llegada al poblado?

Según he recabado de manera extraoficial, vivía en Tocumen, estuvo como dos años y ahí se trasladó para la comunidad de Wargandi, y de ahí no salió hasta la fecha del día de hoy y empezó a subir fotos en Facebook y empezó a dar todas las posibilidades.

¿Habla español o solo guna?

Habla guna perfectamente y un poquito de español.

¿Qué le ha dicho ella?

Ella dice que quiere salir de la duda, porque hay unas semejanzas, le enseñan fotos y ella quiera saber cuál es la verdad y conforme a su voluntad, nosotros accedimos a que se hiciera su prueba de AND.

¿Ella tiene familia?

Tiene un esposo, tiene una hija de un año, y los hermanastros.

¿Cómo se descubre esto después de 17 años?

Esto surge cuando ella empezó a crecer. Como toda ciudadana de la comunidad vende plátano, productos en la calle y obviamente cuando las personas paran, observan que todos están en sus molas, en sus trajes tradicional, pero el rostro era totalmente distinto, pero fue ahí que la gente empezó a sospechar y a pensar que ésta no era una indígena de la comunidad.

Un familiar de Mónica Serrano aparentemente pasa por ahí y la fue viendo a ella y creo que fue con la similitud que tiene con la madre de ella, es una especulación de mi parte, fue lo que levantó a la familia acercarse a la comunidad. Lo que ha levantado todo esto fue realmente el familiar de Mónica Serrano que se acercó a la comunidad y obviamente que los Sailas y la comunidad se pusieron nerviosos.

Como abogado indígena y de la comunidad queremos colaborar para que esto se defina de una vez y vuelva a la tranquilidad.

Padres no han sido contactados

En tanto, Mónica García, madre de la pequeña desaparecida, dijo a Panamá Press que “es al Ministerio Público quien debe esclarecer esto, y que no la han contactado aún para una prueba de ADN.

"Todo lo que ha trascendido lo ha hecho mi tío (Osvaldo García)sin consultar con nosotros que somos los padres de Moniquín, desconocemos que prueba de ADN ha hecho él, ni que respuestas o detalles ha recabado”, expresó la señora García.

“Para nosotros es una sorpresa, porque ya hemos manejado otras pistas y sabemos que es preferible hacerlo de manera reservada para proteger incluso a la otra familia donde está la menor, explicó la señora.

Como padres pedimos a las autoridades que asuman la búsqueda y se determine la verdad, dijo Mónica García, quien señaló que ellos no han autorizado a nadie a realizar diligencias.

En tanto, Castor Serrano, padre de "Moniquín", también dijo que no ha sabido nada oficialmente. “Con gusto vamos y participamos, pero de la mano de una autoridad competente. Yo no puedo andar detrás de las teorías de éste o el otro, porque fue policía”, dijo el hombre al portal En Segundos.

Por la investigación de la desaparición de Mónica Milagros Serrano García fueron condenados en el 2009 a seis años de prisión: Julissa Ortega, Jorge Tiziano Jaén, Ana María Bernal de Rivera, Jorge Baltazar Veras, Petra Barrera de Jaén y Kathia González.

Julissa Ortega, alias "La Chucky", en su momento ofreció 14 versiones diferentes sobre el paradero de la niña Mónica, primero declaró que estaba muerta y luego afirmó que estaba con vida.

El jefe del Senafront, Oriel Ortega alegó que ellos solamente están contribuyendo puesto que la información comenzó a recorrer y lo que hicieron fue activar el personal de inteligencia para darle de todos modos a la joven un resguardo, ya que por la situación pudiera ser que en el área donde ella está, se pudiera aglomerar cantidad de personas, por la euforia de pensar que es la niña desaparecida.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content