Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Alerta amarilla por lluvias

El Gobierno decretó ayer una alerta amarilla a nivel nacional por las lluvias que han caído en varias provincias del país.

De acuerdo con Javier Castillo, director de Operaciones del Sinaproc, la alerta se emitió debido al frente frío que se encuentra sobre Costa Rica y que está ocasionando las lluvias registradas en el país las últimas horas.

Publicidad

Castillo indicó que se encuentran monitoreando las áreas más vulnerables en todo el país y que la alerta se extiende sobre todo a las provincias de Darién y Bocas del Toro.

En tanto, la oficina de Meteorología de ETESA indicó que las lluvias continuarán por las próximas 24 ó 30 horas. Aunado a los aguaceros también hay una zona de influencia de vientos que está generando la nubosidad y las fuertes brisas en Colón, Kuna Yala, Panamá Centro y Darién.

ETESA aclaró que el mal tiempo no se debe al Fenómeno de la Niña.

Los efectos del frente frío se han sentido desde hace 72 horas. En este sentido, ETESA aseguró que el mismo se ha movido rápido, ya que el domingo se encontraba al norte de Honduras y en 24 horas llegó a Costa Rica.

Se les recomienda a las personas que utilizan embarcaciones pequeñas en el Caribe tener cuidado con los fuertes vientos que hay sobre esa zona para evitar que las mismas se vuelquen.

Alerta roja

La tormenta también ha llevado a que la represa Bayano, en Chepo, al este de la capital, declare una alerta roja y abra dos de sus cuatro compuertas para realizar vertidos de agua, indicó el director de Sinaproc, Arturo Alvarado.

El directivo recordó que la represa cerró sus compuertas tras las lluvias de hace unas semanas que causaron estragos y la inundación de decenas de comunidades en Chepo, pero las abrió nuevamente "ante la fuerza de esta tormenta que ha caído sobre la cuenca del (río) Bayano y decretó la alerta roja en su plan de emergencia".

Las compuertas fueron abiertas a dos metros luego de que el nivel del lago Bayano superó los 62 metros sobre el nivel del mar, pero la situación está controlada porque las personas están en los albergues y no en las zonas que resultaron inundadas anteriormente, explicó el jefe del Sinaproc.

Block title
Block content