Aumentos en tasas de interés afectará costos de los recursos que necesitan países latinoamericanos

Esta fue una de las conclusiones sobresalientes del Seminario “Gestión de Riegos Financieros bajo condiciones de estrés” que realizaron el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), la semana pasada en Bogotá.

Redacción
Web


 Esta fue una de las conclusiones principales del Seminario “Gestión de Riegos Financieros bajo condiciones de estrés” que realizaron el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), la semana pasada en Bogotá

“Este entorno continuará en los próximos años, en la medida en que las políticas monetarias de los países desarrollados retornan a la normalidad, después de un periodo prolongado de intervención, en el que las autoridades de estos países llevaron las tasas de interés a niveles mínimos históricos”, explicó la Presidente del FLAR, Ana María Carrasquilla.

Los bancos centrales y fondos públicos de los países vienen implementando metodologías para la gestión de estos riesgos, con diferentes niveles de sofisticación. Sin embargo, todavía queda un camino por recorrer en el uso de esta información a niveles estratégicos y decisorios de las organizaciones, que permita usar los resultados en la gestión del día a día.

 El FLAR y el CEMLA continuarán trabajando con los bancos centrales y fondos públicos en el mejoramiento de los procesos de gestión de riesgos, con el objetivo de contribuir a mejorar las condiciones de inversión de estos recursos públicos y a la estabilidad económica y financiera de la región

 El aumento en las tasas de interés en los mercados desarrollados puede afectar el volumen y el costo de los flujos de inversión hacia las economías latinoamericanas, el crecimiento y la estabilidad económica de algunos países, e incluso incidir en el valor de los recursos financieros que dispone la región y eventualmente llevaría a desvalorizaciones de las carteras de inversión de las reservas internacionales y de los fondos públicos de inversión.

Esta fue una de las conclusiones sobresalientes del Seminario “Gestión de Riegos Financieros bajo condiciones de estrés” que realizaron el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), la semana pasada en Bogotá.

Juan Carlos Alfaro, Director de Riesgos del FLAR, señaló que desde el inicio de la crisis financiera del 2008, los niveles de incertidumbre en los mercados financieros han aumentado de manera significativa, dificultando de manera importante el trabajo de las autoridades económicas y de los administradores de carteras de inversión como son los administradores de reservas internacionales y fondos soberanos.

“Este entorno continuará en los próximos años, en la medida en que las políticas monetarias de los países desarrollados retornan a la normalidad, después de un periodo prolongado de intervención, en el que las autoridades de estos países llevaron las tasas de interés a niveles mínimos históricos”, explicó por su parte la Presidente del FLAR, Ana María Carrasquilla.

Alfaro resaltó que esta situación plantea una problemática doble para las economías latinoamericanas porque el aumento en las tasas de interés que se está presentando en los mercados desarrollados, puede afectar el volumen y el costo de los flujos de inversión hacia la región, el crecimiento y la estabilidad económica de algunos países, y el valor de los recursos financieros con que dispone la región podría afectar esta situación, por posibles desvalorizaciones de las carteras de inversión de reservas internacionales y fondos públicos de inversión.

Precisamente ante este panorama, el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) como organismo multilateral cuya función primordial es la de velar por la estabilidad macroeconómica de sus países miembros a través del manejo responsable e idóneo de reservas provenientes de recursos públicos que pueden ser utilizados en momentos de crisis por parte de los Emisores Centrales de los países miembros, organizó conjuntamente con  el CEMLA el seminario.

Al seminario asistieron representantes de las áreas de inversión y riesgos de los Bancos Centrales y fondos públicos de inversión de 18 países de la región latinoamericana y del Caribe, desde México hasta la Argentina; funcionarios de firmas expertas en la gestión de inversiones como Deutsche Bank Investment Advisors, FFTW-BNP Paribas, JP Morgan; agencias internacionales calificadoras como Moody´s Investor Services y Fitch Ratings; organismos multilaterales y firmas especializadas en la medición de riesgos financieros

Las conclusiones


Durante el seminario se discutieron las perspectivas económicas y de estabilidad financiera de la región en un entorno de remoción de las políticas monetarias acomodaticias en los Estados Unidos, principalmente, y los posibles impactos sobre las carteras de inversión de reservas internacionales y fondos de inversión públicos.

Igualmente se analizaron metodologías técnicas para la administración de riesgos de crédito, liquidez, y mercado en ambientes de alta incertidumbre, en donde la probabilidad de que sucedan eventos extremos es alta.

Una de las conclusiones del seminario es que todos los bancos centrales y fondos públicos vienen implementando metodologías para la gestión de estos riesgos, con diferentes niveles de sofisticación.  En otras palabras, el análisis de riesgos de eventos extremos es parte del conjunto de herramientas estándar que están empleando los administradores de estas carteras de inversión.

Sin embargo, todavía queda un camino por recorrer en el uso de esta información a niveles estratégicos y decisorios de las organizaciones, que permita usar los resultados en la gestión del día a día.

En este sentido, el FLAR y el CEMLA continuarán trabajando con la comunidad de bancos centrales y fondos públicos en el mejoramiento de los procesos de gestión de riesgos, con el objetivo de contribuir a mejorar las condiciones de inversión de estos recursos públicos y a la estabilidad económica y financiera de la región.