Críticas de exiliados cubanos y republicanos

El presidente del Movimiento Democracia, Raúl Sánchez, aseguró que el anunciado inicio de un proceso para la normalización de las relaciones con Cuba es un reto para los opositores cubanos en la isla y también para el exilio.

Otro dirigente del exilio, el presidente del Directorio Democrático, Orlando Gutiérrez, se mostró aún más crítico y calificó de absurdo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba por ser el resultado de una concesión a un régimen que sigue manteniendo la opresión sobre el pueblo cubano.

El senador republicano Marco Rubio dijo: “Esto no ayudará en absoluto a promover los derechos humanos y la democracia en Cuba, pero sí ayuda potencialmente a darle al régimen de Castro el impulso económico para ser una presencia permanente en Cuba durante varias futuras generaciones”.