Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Demandan a Panamá por liquidación de casa de valores

Por: -

La liquidación y el cierre de la casa de valores Panamá Wall Street, ordenada por la Superintendencia del Mercado de Valores en junio del 2016, provocó que su fundador, el holandés Jochem Bernard Buse, acudiera a un tribunal de arbitraje internacional para buscar una millonaria indemnización. Por este caso, además del dinero que está en juego, se amenaza con poner en tela de duda la imagen institucional del país a nivel internacional.

Buse se siente inconforme por la investigación, liquidación e intervención de la casa de valores por parte del Gobierno panameño.

Publicidad

La demanda se presentó ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), cuya sede se encuentra en Washington DC.

La presidenta del tribunal que resolverá la disputa es la estadounidense Lucinda A. Low, el árbitro nombrado por el demandante es la franco-suiza Laurence Boisson de Chazournes, y el árbitro designado por Panamá es el dominicano Marcos Peña Rodríguez.

Los despachos Lindeborg Counsellors at Law (Reino Unido) y Ramos Chue & Associates (Panamá) llevan la defensa de Jochem Bernard Buse, mientras que Panamá cuenta con Hogan Lovells (EE.UU.).

El proceso de arbitraje podría tardar un año, que es el periodo ideal, sin embargo, podría extenderse más dependiendo de la complejidad que presente el caso

El 25 de mayo, Rosaura González, interventora de la casa de valores, presentó un informe en el cual recomendó ordenar la liquidación porque, según ella, no contaba con la capacidad administrativa ni técnica y de forma muy limitada la financiera, que otorgaran certeza del buen manejo del patrimonio de terceros.

Sin embargo, los abogados de Buse en el arbitraje no están de acuerdo con estos señalamientos. Edna Ramos Chue, socia del bufete Ramos Chue & Associates, aseguró que tanto la intervención como la liquidación forzosa de la casa de valores carecían de sustento.

Explicó que el mayor perjuicio que ocasionó la liquidación ha sido la imagen institucional de nuestro país ante más de 400 clientes que resultaron víctimas de los malos procedimientos realizados por los equipos de intervención / liquidación.

En cuanto a su cliente, Jochem Bernard Buse, destacó que el mayor perjuicio causado por la liquidación estriba en el despojo de la inversión, las ganancias proyectadas dejadas de percibir y el daño a la imagen de una empresa con casi 20 años de existencia en Panamá.

Block title
Block content