Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

La conexión ELN, Iglesia y Panamá

El nombre de Werner Mauss, conocido como el James Bond alemán por su larga trayectoria en el servicio de inteligencia, salió mencionado como cliente de Mossack Fonseca.

Redacción / Crítica

Una investigación de la publicación colombiana El Espectador reveló que un fondo secreto constituido en 1985 en Panamá por US$23 millones fue concertado por el espía alemán Werner Mauss con una enigmática organización denominada Autoridades de Seguridad del Oeste.

"Su objetivo era la lucha contra el crimen organizado, pero sirvió también para establecer acercamientos de paz con los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional en los años 90. En 2013, el cardenal Darío Castrillón ratificó su vigencia y el rol que tuvieron altos jerarcas de la Iglesia.

Publicidad

El nombre de Werner Mauss, conocido como el James Bond alemán por su larga trayectoria en el servicio de inteligencia, apareció primero cuando funcionarios de Hacienda del estado alemán de Northrhine-Westfalia, compraron a un empleado de un banco suizo un disco compacto con datos sobre presuntos evasores fiscales alemanes en Liechtenstein.

En abril de 2016, volvió a aparecer en los Panamá Papers, con 12 empresas fantasma manejadas por Mossack Fonseca, como lo reveló el diario alemán Süddeutsche Zeitung. Ahora vuelve a la luz pública por la aparición de un fondo secreto creado en Panamá con la participación de jerarcas de la Iglesia católica colombiana.

La clave de la existencia del fondo secreto es una carta del fallecido cardenal Darío Castrillón Hoyos, fechada el 17 de febrero de 2013. Castrillón aportó una carta firmada por el obispo de Arauca, Jesús Emilio Jaramillo, fechada el 9 de septiembre de 1985, en la que agradece por su ayuda a Mauss —nombrado como Lorent— y lo califica como predestinado por Dios para ser inventor de un programa audaz para el tercer mundo.

El fondo secreto referido por Castrillón fue un contrato de fideicomiso representado en un monto de US$23 millones, que constituyó Mauss como fiduciario el 4 de octubre de 1985 en Panamá, bajo una de sus identidades más conocidas, Claus Möllner.

En noviembre de 1996, durante otra visita a Colombia para facilitar la liberación de una ciudadana alemana secuestrada por el ELN, el espía y su esposa fueron capturados por un comando antisecuestro de la Policía.

De un lado, el entonces gobernador de Antioquia, Álvaro Uribe, señalaba a Mauss y su esposa de beneficiarios del secuestro, y del otro, el ministro del Interior, Horacio Serpa Uribe, daba explicaciones sobre los acercamientos entre Alemania y Colombia para promover un proceso de paz con el ELN. Al final, los Mauss fueron liberados, pero los diálogos de paz tuvieron que posponerse.

LEE TAMBIÉN: Hallan indígena muerto en Cerro Venado

Luego de su absolución por la justicia colombiana, a finales de 1997 los Mauss regresaron para reactivar las conversaciones con el ELN, que primero tuvieron un preacuerdo en el Palacio de Viana, en España, y después llevaron a la firma del acuerdo Puerta del Cielo en Maguncia (Alemania).

Ese encuentro con delegados del ELN y la participación de líderes sociales del Consejo Nacional de Paz fue organizado por las conferencias episcopales de Colombia y Alemania, pero el gestor de la cita fue Werner Mauss. En una carta abierta a la prensa en marzo de 2017, el propio Mauss admitió su intervención en esa cumbre de paz con el ELN en Alemania.

“La conferencia de entonces en Alemania fue preparada por mí durante años, con el apoyo de la Cancillería Federal y la Conferencia Episcopal Alemana. Yo hice llegar personalmente por avión a negociadores decisivos, desde el campamento de la guerrilla en la selva de Colombia. También esto fue financiado, conforme a lo convenido, por el fondo fiduciario de los servicios secretos occidentales”, escribió Mauss".

.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title