OIM aplaude el combate del problema "latente" de la trata de personas en Panamá

El 58 % eran víctimas de explotación laboral, el 37 % de explotación sexual y el 5 % servidumbre sexual, casos estos de mujeres víctimas de prostitución forzada, según cifras aportadas por el Ministerio de Seguridad de Panamá.
En la imagen aparece el jefe de Misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, Santiago Paz, durante un acto hoy, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE

En la imagen aparece el jefe de Misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, Santiago Paz, durante un acto hoy, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE

Por: Panamá / EFE -

Panamá- El jefe de Misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, Santiago Paz, aplaudió este viernes el "importante aparato institucional" del país para combatir el problema "latente" de la trata de personas.

"El problema sigue latente. Se ha hecho un esfuerzo importantísimo a través de OIM en conjunto con las autoridades panameñas en el ámbito de dar cooperación técnica basada en el fortalecimiento institucional", dijo Paz en una entrevista con Efe.

Publicidad

En lo que va de 2021, las autoridades panameñas rescataron a 11 víctimas de trata de personas, y se ha condenado a dos personas por este delito, a 23 y 10 años de cárcel, de acuerdo con los datos oficiales.

El 58 % eran víctimas de explotación laboral, el 37 % de explotación sexual y el 5 % servidumbre sexual, casos estos de mujeres víctimas de prostitución forzada, según cifras aportadas por el Ministerio de Seguridad de Panamá.

A juicio de Paz, la trata de personas se agravó durante la pandemia, pues a raíz de "la situación económica, el cierre de fronteras, que impidió una libre movilidad, y la circulación restrictiva, se generó un incremento".

Panamá, que cuenta con una Comisión Nacional contra la Trata de Personas, "está haciendo un esfuerzo importante (...) lo importante es la voluntad política, y eso está, y el ámbito de cooperación es favorable. Estos dos elementos son muy positivos para buscar esa sinergia y dar una respuesta conjunta", añadió.

MODUS OPERANDI: ENGAÑO A PERSONAS CON NECESIDADES ECONÓMICAS

La mayoría de las personas que caen víctimas de la trata son explotadas laboralmente a través de grupos que basan su "modus operandi" en el engaño, explicó Paz, quien también es jefe del Centro Global Administrativo en Panamá de la OIM.

"Se basan en el engaño de falsas promesas de que se pueden conseguir buenos trabajos con salarios altos y donde la persona puede caer en esa tentación al ser engañada con falsas ofertas", detalló.

Las víctimas se identifican con un perfil de persona con "necesidades económicas o están huyendo de una violencia, ya sea familiar, colectiva (como pandillas)", y caen en "ofertas laborales", agregó.

Paz apuntó que es importante señalar que "muchos" de ellos son "menores de edad, adolescentes y mujeres".

LEE TAMBIÉN: Rescatan a 11 víctimas de trata de personas y dos condenas en lo que va del año

EL TAPÓN DEL DARIÉN, ESCENARIO DE "TRÁFICO" Y NO DE "TRATA"

Darién, la peligrosa selva que sirve de frontera natural entre Panamá y Colombia, es escenario de un constante flujo irregular de migrantes originarios de países de todo el mundo que se dirigen hacia Norteamérica.

Los migrantes que atraviesan el Darién, ahora en su mayoría de origen haitiano, son víctimas del tráfico de personas, pues "cruzan la selva por muchas sumas de dinero y poniendo en riesgo su vida", explicó Paz.

"La trata de personas no específicamente se limita a estos grupos de migrantes en tránsito. Sí se puede dar, pero en este caso hay más tráfico", aseveró Paz.

Según cifras oficiales panameñas, más de 26.000 haitianos y 6.000 cubanos, además de personas de otras nacionalidades aunque en números mucho menores, han llegado a Panamá en lo que va de este año en su viaje hacia Norteamérica.

Y unos 9.000 migrantes permanecen varados desde hace más de una semana en un municipio colombiano cercano al Darién a la espera de poder continuar su camino hacia Panamá.

El Darién es una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo, no solo por las características propias de una selva tropical, sino también por la presencia de grupos del crimen organizado.

Contenido Premium: 
0