Block title
Block content
Block title
Block content

Panameños lidian entre el teletrabajo y las obligaciones del hogar

Trabajar desde casa es una medida que evita pasar malos ratos en tranques, sin embargo, en el hogar existen distracciones y quehaceres. Algunos ciudadanos expresaron sus opiniones.
Panameños lidian entre el teletrabajo y las obligaciones del hogar

Por: Milagros Murillo F. y Ana Cristina Quinchoa -

Ante la pandemia por COVID-19 empresas de todo el mundo, incluyendo Panamá, se han visto obligadas a implementar el teletrabajo para evitar los contagios. Aunque no se trata de una medida nueva, algunos realizan el trabajo a distancia por primera vez.

El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral de Panamá recomendó apoyarse en esta tecnológica forma de trabajar respaldada por la Ley 79 que regula la actividad, recién sancionada el 18 de febrero de 2020.

Publicidad

La ley define a la actividad como una “forma de organización y/o de realización del trabajo a distancia efectuado por una persona de manera parcial o completa en lugares distintos al establecimiento o establecimientos del empleador, incluyendo su propio domicilio, ejecutando sus labores por medio de tecnología de la información y de las telecomunicaciones”.

Como el teletrabajo puede resultar abrumador para algunos, la Organización de la Naciones Unidas (ONU) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendaron que las personas que realizan el teletrabajo deben fijar un horario, seguir una rutina, administrar el tiempo, hacer pausas programadas y minimizar todo lo que le pueda generar distracciones y/o ruidos.

Por lo anterior, causó curiosidad saber cómo algunos ciudadanos que realizan teletrabajo en Panamá lo están manejando. Un breve sondeo en nuestra cuenta de Twitter @criticaenlinea dejó ver que, de 150 votos, el 47.3% dijo que su teletrabajo iba excelente, mientras que el 52.7% respondió que fatal.

 

Decidimos conversar vía telefónica con algunos y compartir su experiencia:

Empleada bancaria - Gerente de banca pyme

“Mi jornada inicia a las 9:00 a.m. en la sala de mi casa. Solo me levanto para ir al baño y tomo mi hora de almuerzo, como si estuviera en la oficina. La ventaja definitivamente es que puedo estar con mi familia, hay muchos temas en los que encuentro más concentración en casa, porque no tengo interrupción de clientes. Además no me hago blower, ni uso tacones menos tengo que manejar. Lo más difícil es el tema de las impresiones y que justo cuando tengo llamadas por Skype, a mis perras les da por ladrar sin parar. Otra desventaja es que mi mamá me pone a fregar y tender ropa en mi hora de almuerzo”.

 

Ely - Asistente administrativa de empresa promotora

“Me concierne tramitar pagos a contratistas, reembolsos a clientes por reclamos e informes. Inicié con el teletrabajo el miércoles 18. Aún no tengo una rutina establecida, según la necesidad laboral y según la oportunidad en casa me corresponde a veces trabajar hasta la madrugada o levantarme muy temprano. La ventaja es poder cuidar de mi familia y que no tengo que maquillarme ni gastar en transporte. Admito que sí he tenido dificultades para poder concentrarme en mis labores y necesito de equipo para trabajar que no tengo en casa, así que se han establecido otros procesos para realizar mis funciones que son más complejos”.

Itzel Ábrego - Comunicadora

“La primera semana fue una locura. No sabía por dónde empezar y el chat del trabajo no paraba. Como me encontraba en un ambiente diferente (en la sala de mi casa) me sentía extraña. Además, tengo problemas en el cuello y como no tengo una silla apropiada, paso horas sentada en la silla del comedor y todo se resiente. No es la primera vez que hago teletrabajo, pero definitivamente este panorama es totalmente distinto por la pandemia. Mientras fueron pasando los días me ajusté mejor y ya llevo un orden”.

Kimi Brown - Ingeniero en software - Hace teletrabajo desde enero de 2020, no precisamente por el COVID-19

“Desayuno, prendo la computadora a las 9:00 a.m., para el almuerzo no tengo horario fijo, pero siempre es entre la 1:00 p.m. y las 3:00 p.m. y termino la rutina a las 6:00 p.m. Entre las ventajas que tiene trabajar de esta forma está “evitar el congestionamiento y pasar más horas con la familia. Admito que esto acarrea más horas de trabajo y por mi tipo de trabajo estoy las 24 horas disponibles por cualquier emergencia en el software. Para estos métodos hay que tener disciplina. Por el tema del coronavirus, la dificultad que percibo es que tengo la presencia de mi hijo todo el tiempo conmigo, normalmente él tiene su niñera y no está en casa”.

 

“Hay que hacer una inversión, tener un buen equipo, crear una oficina en casa y no andar en cada esquina de la casa, o sea, tener todas las facilidades que uno puede tener en la oficina”.

Eduardo - Fotógrafo - Inició teletrabajo el 23 de marzo

“Ahora la fotografía no es mi trabajo de lleno, pues desde casa me dedico al monitoreo de las redes sociales, páginas web y subir notas de prensa de la institución a la que pertenezco. Mi horario laboral ha sido reducido de 8:30 de la mañana a 2:30 de la tarde, pero si se requiere trabajar más, estoy dispuesto a hacerlo.

Desde el momento en que despierto me mentalizo de que es un día normal de trabajo, me baño y me visto de forma cómoda para laborar. Una de las ventajas del teletrabajo es la flexibilidad de horario y que no se gasto en pasaje Hasta el momento, no he tenido dificultades, ya que no tengo distracciones a mi alrededor, el único problema sería que el servicio de internet se cayera”.

Ana - Soporte técnico en sistemas

“Me evito el ajetreo y los tranques de la ciudad. Llevo una semana trabajando desde casa en jornada completa de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. Mi rutina diaria es básicamente la misma, pues el trabajo es un poco exigente, es estar todo el día conectados. La empresa implementó una aplicación para que todos los colaboradores inicien sesión y se marque hora de entrada y salida, a su vez monitorean las tareas que se realizan. Aunque por el momento no tengo dificultades, mi preocupación es quedar incomunicada ya que se puede ir la luz o el internet. El teletrabajo tiene sus ventajas, porque se puede realizar reuniones virtuales con los compañeros desde la comodidad del hogar”.

Gladys - Encargada de Recursos Humanos

“Tener una niña pequeña no ha sido una complicación. Trabajar desde casa ha traído muchas ventajas, ya que estoy más concentrada, manejo mi tiempo, cumplo con mis asignaciones y adelanto trabajo. Empecé con esta modalidad el lunes 16 de marzo de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. y al ser una persona organizada, habilité un área específica en el hogar, incluso he decidido tener un horario fijo para almorzar, el cual es de 1:00 p.m. a 2:00 p.m. El teletrabajo es algo innovador, me parece que se puede aplicar a futuro por varias empresas”.

 

Sheryll Greco - Oficial fiduciaria

“Tengo una rutina interrumpida por los niños y las cosas del hogar, toca organizar algunas horas en la mañana, otras horas en la tarde y culminar el trabajo luego que se duermen los niños; sin embargo, entre las ventajas puedo decir que el tiempo compartido en familia y la seguridad de cuidar a las niñas yo misma, así como también quizás el poder organizar algunas cosas del hogar en el tiempo libre, pero ciertamente es difícil”.

Lo más complicado es los peques interrumpiendo: mamá tengo hambre, mamá, ¿qué haces?, mamá quiero jugar contigo y por supuesto al tenerlos todo el día en casa nos toca ponernos creativos para entretenerlos mientras uno puede avanzar en el trabajo”.

Anónima - Gerente de cuentas de seguros

“Me conecto desde las 8:00 a.m. hasta las 5:00 p.m. a responder mis correos y reuniones mediante Zoom. Entre las ventajas está el no tener que salir apurada a bañarse y lo único que me incomoda un poco es no tener scanner en casa”.

Contenido Premium: 
1
Block title
Block content
Block title
Block content