Hidadi Santos Saavedra declarado culpable del crimen en el hotel El Panamá

"El dolor de las víctimas, es el dolor que yo también tengo" Soy inocente y soy víctima".
Hidadi Santos Saavedra declarado culpable del crimen en el hotel El Panamá

Por: Redacción / Critica -

Hidadi Santos Saavedra fue declarado culpable de la muerte de muerte de Eduardo Calderón, ocurrida en el hotel El Panamá, el pasado 8 de julio de 2018.
El próximos 19 de agosto se dará la lectura de sentencia de este caso en el que la Fiscalía ha pedido una condena de 30 años de prisión. 
El jurado de conciencia en un inicio estuvo conformado por seis mujeres y dos hombres, quedando el día de hoy las seis féminas y un masculino, ya que el otro quedó fuera al ser escogido como suplente.

Dijo ser inocente 

Horas antes de la decisión Saavedra había afirmado que era inocente y que la Fiscalía lo sabía. 

Durante la fase de alegatos, y por cerca de medio hora, Hidadi cuestionó fuertemente el desempeñó del Ministerio Público, además de señalar su inocencia.
Hidadi fue preciso frente al jurado de conciencia: "Quiero decirle a usted fiscal, usted sabe que soy víctima, usted lo sabe, soy inocente".
El hombre, que durante siete audiencias se había mantenido en silencio, señaló que le causaba dolor ver a la familia de Eduardo Calderón, quien también consideraba como su famiilia, movidos por un gran dolor, debido a que la Fiscal no había podído responder muchas preguntas.

"El dolor de las víctimas, es el dolor que yo también tengo" Soy inocente y soy víctima".

Señaló que conocía a la familia de Eduardito desde hace 23 años y 23 años a la familia Acevedo, ya que fue novio de Marianela Acevedo, hermana de crianza de Eduardo, desde que tenía 15 años.

En una sala en la que todos se mantenían atentos a los señalamientos de Hidadi, él manifestó:

"Yo creci en el seno de esa familia como hermano de Ricky, Anel, de Ricardo y Eduardito".

Amistad pura y verdadera

Dijo también que muchas veces durante las audiencias tenía que contener el llanto por todo lo que allí se decía. "Yo lo sigo amando y para mí todavía son mi familia", dijo.
Para él lo que tenía con Eduardito era una amistad pura y verdadera dijo y agregó que le partía el alma ver a su madre allí dormida.
Santos Saavedra también cuestionó a la Fiscalía, porque según dijo "si se hablaba de un hotel con movimiento 24/7, a él como víctima lo hubieran dejado tirado en una habitación, cuando lo encontraron con lesiones.
"¿Por qué el hotel me dejó a mí tirado en una cama"? Se preguntó Hidadi y reiteró que era victima e inocente y que le dolía ver a una familia separada y dividida en dos".
"Eran y son mis mejores amigos, son tíos de mi hijo", indicó.
Según afirmó, podía contarle a los jurados de conciencia mil anécdotas de esa amistad que mantenía con Eduardo.
"Nadie se sentó aquí y dijo que tuvimos un problema, yo sabía su vida personal, él sabía la mía. Nunca me acosejó para mal y nunca lo aconsejé para mal", señaló

Volvió a cuestionar a la Fiscalia al indicar: "señores de la Fiscalía eramos una sola familia, me adoptaron como hijo y me dieron amor siempre en unidad"

Tiene miedo en La Joya
También reconoció que ha tenido miedo de estar dentro de La Joya y que el año detenido no ha sido fácil.
Afirmó que las 70 personas con las que compartía el pabellón se burlaban por lo que se decía de él,  que era gay y que había matado a su amigo, y que a solo le tocaba reirse, porque según mencionó "todos saben cómo es la cárcel"
En cuanto a su hija, dijo que tenía a la mejor del mundo. La joven de 25 años quien se mantenia sentada en la parte trasera de Hidados, y al escucharlo hablar rompió en llanto.
Hidadi reiteró que para él en su corazón siguen siendo una sola familia.
"Pongo a Dios de testigo, yo soy inocente".  Quieren poner un cuadrado en un triángulo.


No hubo pelea

Sobre el caso en particular, Saavedra sostuvo que jamás podría hacerle daño a su amigo, a su hermano, si ni squiera le habría pasado por la mente hacerle daño a alguien.
Dijo también que no se investigó qué fue lo qué pasó y por qué él estaba golpeado, al mencionar que aún ha quedado con las secuelas, y que parte de su cara no tiene sensibilidad y si se la toca de un lado siente un corrientazo.
"Yo sé, en mi corazón, que aunque yo no recuerde nada, Eduardito no me pudo haber golpeado, él jamás pudo haberme hecho esto".

Hidadis, ante una sala llena de espectadores, cerró su testimonio al decir: Eduardito era, es mi amigo y mi hermano. Si ellos (La fiscalía) me respondieran esa pregunta no estuviéramos aquí.
Durante el día de hoy, las partes, Fiscalía, querellantes y defensa, brindaron sus alegatos. 

El jurado de conciencia, integrado por ocho personas, inició la etapa de deliberación, de forma secreta, para llegar un veredicto.  

Contenido Premium: 
0