Último adiós a estudiante atropellado por bus colegial

El presbítero Orlando Méndez enfatizó que la muerte de Rivas no puede ser olvidada y por contrario debe servir para tomar acciones concretas en beneficio de la comunidad.
Último adiós a estudiante atropellado por bus colegial

Último adiós a estudiante atropellado por bus colegial

Último adiós a estudiante atropellado por bus colegial

Último adiós a estudiante atropellado por bus colegial

Por: Eric Montenegro/Web -

Panamá- Entre sollozos y recuerdos se realizaron hoy, martes, las exequias del estudiante Valentín Rivas, fallecido en un accidente de tránsito a las puertas del Instituto Profesional y Técnico de Capira.

La ceremonia religiosa realizada en la capilla de San José en Monte Oscuro, distrito de Capira, sirvió para que la Iglesia y la Alcaldía exigieran mayor atención a la población capireña.

Publicidad

LEE TAMBIEN: Encuentran 217 kilos de cocaína en auto abandonado

El presbítero Orlando Méndez, enfatizó que la muerte de Rivas no puede ser olvidada y por contrario debe servir para tomar acciones concretas en beneficio de la comunidad.

Preocupa además, dijo el religioso la carencia de ambulancias y personal capacitado en temas de primeros auxilios para atender las emergencias que a diario se registran.

La disponibilidad de ambulancia para trasladar a Valentín Rivas hacia un centro médico, generó la semana pasada protestas en las calles por los estudiantes y docentes del IPTC.

Betzaida Sánchez, alcaldesa de Capira, solicitó al Ministerio de Salud la disponibilidad de ambulancias en casos de emergencias sin tener que cumplir con tantos requisitos.

Dijo además haber solicitado una reunión con la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), para construir resaltos en la vía hacia la escuela.

Sánchez dijo estar solicitando al Ministerio de Obras Públicas (Mop) habilitar una vía de acceso al plantel para los colegiales y transporte selectivo.

Luego de la ceremonia religiosa los familiares de Valentín Rivas viajaron por una hora y media hasta el poblado de Teria en el corregimiento de Cirí de Los Sotos, en donde sería el sepelio.

El transporte de los restos mortales del estudiante fueron trasladados en un “chiva” con la compañía de sus padres.