¡Cuidado! La caída del cabello puede reflejar condiciones de salud que atender

. Cuando ocurre en el cuero cabelludo, se conoce como calvicie, pero puede presentarse en cualquier sitio de nuestro cuerpo. Es una enfermedad común en los adultos”.
Hay diferentes maneras de atender la caída del cabello

Hay diferentes maneras de atender la caída del cabello

Por: Redacción Crítica -

La caída del cabello es una situación temida tanto por hombres como por mujeres.  Un sinfín de remedios “milagrosos” surgen por todos lados, sin embargo, son de dudosa efectividad.  Para profundizar sobre este tema, que por afectar la apariencia de quien lo sufre puede generar también problemas de autoestima, conversamos con el Doctor Juan Erasmo González, dermatólogo del Hospital Paitilla.

González puntualiza “se entiende como alopecia, a la ausencia o pérdida del pelo en áreas que normalmente lo poseen. Cuando ocurre en el cuero cabelludo, se conoce como calvicie, pero puede presentarse en cualquier sitio de nuestro cuerpo. Es una enfermedad común en los adultos”.

Publicidad

Es muy importante saber que no todo caso de alopecia o caída del cabello es igual a otro.  Se logran determinar seis tipos muy claros, los cuales detallamos aquí de acuerdo con su frecuencia: androgenética, areata, difusa, fibrosante, cicatricial y universal.

“La alopecia androgenética, es la más frecuente, mejor conocida como calvicie común o hereditaria. En algunos casos inicia en la adolescencia, y afecta a la mitad de los hombres mayores de cincuenta años. Aproximadamente un 13% de mujeres padecen este tipo de alopecia antes de la menopausia, pero se incrementa su frecuencia posmenopausia. Esta alopecia está determinada genéticamente por la acción de las hormonas masculinas sobre el folículo piloso, provocando la miniaturización progresiva del cabello y para tratarla, la mayoría de los hombres responderán positivamente a la finasterida oral, el minoxidil tópico y los trasplantes de cabello. Los 2 últimos, también son utilizados para el tratamiento de mujeres.”, nos indica el Doctor González.

La alopecia areata, también es común, y su causa es autoinmune. Esta caída de cabello es asintomática, y en forma de parches circulares u ovalados. También puede afectar las cejas, pestañas y barba. Con frecuencia su inicio coincide con situaciones de trauma emocional y para su tratamiento son eficaces los corticoides, principalmente los inyectados en la dermis del sitio afectado.

La alopecia difusa, es más frecuente en mujeres, y se debe a diversas enfermedades o trastornos:

-Cambios hormonales producto del embarazo, parto, menopausia, entre otros
-Enfermedades infecciosas
-Ciertos medicamentos
-Nutricionales (enfermedades o dietas).

Para este tipo de alopecia, también conocida como efluvio telógeno, debe identificarse primero la causa de fondo que desencadenó la pérdida del pelo, para tratar la misma y de esta manera se podrá recuperar el cabello.

Rápidamente vemos los tipos de alopecia restantes:
-Fibrosante:  No se sabe a ciencia cierta su origen, se estima que es una mezcla de una condición autoinmune y hormonal.
-Cicatricial: que se produce por la destrucción del folículo piloso sea por una infección o    herida.
-Universal:  Es una forma avanzada de la alopecia areata en la que el paciente pierde la totalidad del cabello, vello facial y corporal.
Las mujeres como hemos dicho no están exentas de padecer esta condición, las causas pueden ser varias: desequilibrios hormonales, principalmente después de la menopausia por el descenso de los estrógenos y aumento de la testosterona. También el factor genético influye en la alopecia.

Se han estado presentado casos de alopecia en pacientes recuperados del COVID-19. Este tipo de caída de cabello se denomina efluvio telógeno, que ya señalamos. Es frecuente que ocurra varias semanas, o hasta 3 meses después, de una enfermedad con fiebre alta, hospitalización y/o estrés agudo.

“Cabe mencionar, que, desde el inicio de la pandemia, he estado atendiendo en mi consultorio más pacientes con alopecia areata y efluvio telógeno.  Sin duda, la mayoría de nuestra población ha sido afectada en su bienestar físico, mental y/o social. Son múltiples las enfermedades dermatológicas desencadenadas o exacerbadas por el estrés patológico, además de la caída del cabello”, resalta el Doctor González.

Se sabe que el estrés físico o emocional puede contribuir a la pérdida del cabello, al afectar los niveles hormonales, incluyendo el cortisol, también conocido como la hormona del estrés. En estas situaciones se puede detener el ciclo de crecimiento capilar, y conllevar al aumento de la caída del cabello y otras condiciones dermatológicas.

“En el mercado existen muchos productos para el crecimiento del cabello, algunos aparatos y procedimientos. Cabe destacar, que la mayoría de estos tratamientos que están aprobados y tienen registro sanitario, es porque no son peligrosos para la salud, pero no necesariamente son eficaces para tratar la alopecia. Recomiendo consultar a su médico para un tratamiento específico para su caso”. Concluye el Doctor González.

Contenido Premium: 
0