Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

El estrés, falta de sueño y la rutina, causantes del Síndrome del Bebé Olvidado

Según un especialista este mal es algo que le puede pasar a cualquier persona y nadie está exento.

Por: Redacción / Web -

La muerte de una niña de cuatro años en el sector de La Illueca en el corregimiento de Las Mañanitas, ha impacto a todos en Panamá, luego que su padre la olvidara en su vehículo y falleciera por asfixia.

En los últimos años hemos leído este tipo noticias en diferentes partes del mundo que nos impactan. A esto se le ha dado el nombre de "Síndrome del Bebé Olvidado".

LEA TAMBIÉN: ¿Kim Kardashian tiene seis dedos en un pie?

Desafortunadamente, por más organizados, amorosos, responsables, comprometidos, entregados, dedicados y disciplinados que seamos como padres, absolutamente nadie está exento que esto pueda sucederle, y la razón, es más sencilla de lo que parece: somos humanos, y nuestra mente, no es 100% perfecta ni infalible.

Publicidad
¿Qué está causando esto?

El Doctor en Filosofía y profesor de psicología en la Universidad del Sur de Florida, David Diamond, ha dedicado 15 años a estudiar los motivos detrás de estos sucesos y ha llegado a la conclusión que "El síndrome del bebé olvidado" no es un problema de negligencia, sino de la memoria.

En uno de sus documentos de su investigación, relata que los niños son olvidados por los siguientes motivos:

-El conductor pierde conciencia de la presencia del niño en el coche

-El conductor muestra una falla en el sistema de "memoria prospectiva" del cerebro

-Intervienen eventos durante el trayecto, incluyendo factores estresantes y distracciones fuertes, que podrían contribuir a la causa de la falla de la memoria prospectiva, una competencia entre los sistemas del "hábito" y la "memoria prospectiva".

Estrés, cambio de la rutina y falta de sueño los mayores culpables

Según la investigación de David, en todos los casos de padres que olvidaron a sus hijos ha encontrado algunos factores que comúnmente se presentan cuando un padre olvida a su hijo en el coche: cambios en la rutina, estrés y privación del sueño.

En la mayoría de los casos en los que han muerto niños dentro de los coches, había ocurrido un cambio inusual en la rutina, en el que uno de los padres, que no acostumbraba llevaba al niño a la escuela o guardería, tuvo que hacerlo ese día por alguna razón.

Debido a que el cerebro reconoce la rutina de todos los días, el padre inconscientemente puede manejar directo a su trabajo, poniéndose en moto automático y olvidándose por completo de que llevaba a su hijo en el coche. Incluso podría crear la falsa memoria de que su hijo está seguro en la guardería.

¿Cómo podemos evitarlo?

Sabiendo que el estrés, cambios de la rutina y privación del sueño son uno de los principales factores que causan esto, el especialista plantea seguir una serie de pasos para evitar que este tipo de tragedia siga sucediendo. Eso sí, antes de dar sus consejos advierte que lo primero es aceptar que a todos les puede pasar, sin importar el grado de seguridad que se tenga.

Estos son algunos consejos que da para evitar pasar por una tragedia así:

-Si tu hijo va a una guardería o lo dejas con una niñera, acuerden llamarse cuando suceda algo diferente a la rutina usual. Si el niño no llega a la hora usual, ellos deberán llamarte.

-Cuando haya un cambio de rutina, organízate con tu pareja y ambos pongan recordatorios en su móvil para llamar al otro, minutos después de la hora de entrada del niño a la guardería.

-Apóyate en recordatorios visuales. Un peluche de tu hijo, la mochila con sus cosas, un zapatito o algo que puedas colocar en el asiento del copiloto y que funcione como señal para recordártelo.

-Utiliza dispositivos y aplicaciones en tu móvil que te ayuden a recordar revisar el asiento trasero o te avisen si tu hijo sigue ahí.

- Coloca en el asiento trasero algo que siempre lleves contigo cuando vas a tu trabajo y te obligue a revisar la parte de atrás: la cartera, un maletín, tu lonchera. Esto puedes hacerlo aún si no sueles llevar a tu hijo, y te ayudará a que la memoria semántica se acostumbre a revisar siempre el asiento de atrás del coche.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content