Atención primaria y detección temprana: la receta cubana contra el Covid-19

Atención primaria y detección temprana: la receta cubana contra el Covid-19

Por: Yorlenne Morales / Crítica Impreso -

¿Cuál es la clave del éxito de Cuba para enfrentar la pandemia y tener tan baja mortalidad en comparación con otros países de América Latina?

El doctor Carlos Pérez Díaz, jefe de la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, que se encuentra brindando asistencia médica en Panamá para enfrentar la pandemia del Covid-19, reveló que el sistema de salud cubano tiene una fortaleza bastante amplia en la atención primaria de salud y la detección precoz de la enfermedad en el terreno mediante la trazabilidad.

Publicidad

Todos estos trabajos son realizados por estudiantes de medicina, con licenciados en enfermería y personal de salud en general y eso ha permitido que se puedan aislar los casos positivos, los casos sospechosos, los contactos de los sospechosos y de los positivos”.

El médico cubano indicó que todos estos protocolos han permitido que cada uno en la fase en que se encuentra no transmita más la enfermedad y se pueda hacer un tratamiento, según se van determinando los casos; no colapsa el servicio sanitario de la atención secundaria o terciario.

Además, dijo que se ejecutan programas preventivos en el uso de medicamentos como el PrevengHo-Vir el Nasalferón que elevan el nivel inmunitario de la población y que logra que los grupos más vulnerables se les apliquen estos medicamentos y por lo tanto no adquieren la transmisibilidad del virus de forma más fácil.

En una entrevista con Bayano Digital, Pérez Díaz detalló que a Panamá vinieron 220 profesionales de la salud cubanos, entre ellos de las especialidades de medicina interna, intensivista cardiología, epidemiólogos, neumólogos.

Están trabajando en varias instituciones hospitalarias de la ciudad capital como en el Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid, el hospital Santo Tomás, San Miguel Arcángel, así como hospitales del interior del país, como el Regional Rafael Hernández en Chiriquí, en La Chorrera. Además, están trabajando en las instalaciones que se han ido adaptando para el enfrentamiento del Covid como es Figali y el Hospital Modular.

El jefe de la Brigada de médicos cubanos indicó que durante este proceso se han subordinado a las autoridades del ministerio de Salud, han hecho exactamente lo que se les ha indicado para que en conjunto con los profesionales panameños, poder desarrollar la atención médica especializada a los pacientes.

Manifestó que han realizado intercambio científico con los profesionales panameños, de asistencia médica donde durante ese proceso se generan ideas, se aportan algunas ideas y conocimiento que han recibido en otras partes del mundo.

“Creemos que también aquí nosotros vamos aprender mucho de los profesionales panameños que llevan ya varios meses atendiendo pacientes Covid y que tienen un trabajo científico realizado, que tiene un enfoque distinto, pero todavía no nos hemos dedicado en ningún momento a la parte epidemiológica o de trazabilidad, solamente la parte de asistencia”, aseguró.

Para los pacientes convalecientes de Covid 19 que presentan secuelas, el médico explicó que durante la asistencia médica que dieron en Lombardía, Italia aprendieron a desarrollar la rehabilitación temprana en los pacientes que son convalecientes de Covid, a través de ejercicios sin que agobie su respiración... se comienza hacer rehabilitación respiratoria y rehabilitación en sentido general”, explicó.

Indicó que en Cuba además hay un equipo de médicos que se encargan de la rehabilitación física respiratoria, así como también de la parte mental, y enfocados a investigar qué ocurrió con los principales órganos como el corazón, los pulmones, el cerebro y otros que pudieran ser afectados por el virus. “Yo creo que esta rehabilitación de forma temprana va a ayudar a que la recuperación a largo plazo y las secuelas sean menores”.

En cuanto a la experiencia obtenida en la asistencia asistencia Internacional a Lombardía, Italia fue a inicios de la pandemia , los científicos de estas áreas estaban tomando algunas precauciones para ir conociendo el comportamiento de esta enfermedad, “no habían muchos datos, se dedicaban a estudiar la necropsia de los cadáveres, se fueron creando algunas hipótesis científicas para irlas desarrollando también para ir desarrollando los tratamientos y medicamentos necesarios, la cuarentena que se estaba realizando por regiones obedecían a criterios del gobierno”.

Contó que cuando llegaron a Lombardía era horrible, estaba sobrepasado, los hospitales, habían colapsado el sistema sanitario, “para mí era impactante, impresionante ver el movimiento de ambulancias, con una frecuencia muy alta, incluso pacientes fuera del sistema de atención pidiendo un servicio de urgencia que no se daba abasto, pero de ahí pudimos aprender mucho de nuestros colegas italianos que compartieron sus conocimientos científicos, nos enseñaron sus protocolos, comenzamos aprender otras enfermedades que están asociadas al virus”.

Dijo que pudieron compartir la ciencia para poder ayudarse entre todos los médicos, también aportar en experiencias relacionadas con el trabajo en protocolos rigurosos, y más aún cuando varios del miembro de la brigada habían participado recientemente en el 2014 en la epidemia del Ébola en África Occidentel, en tres países.

Contenido Premium: 
0