Juicio oral seguido a Ricardo Martinelli entra en su fase final

El equipo legal del exgobernante ha presentado en el juicio un total de 5 testigos y se le han aceptado unas 17 pruebas documentales de 33 que tenían contemplado introducir.
Martinelli se mantiene en su residencia, luego de cese de la medida cautelar de detención provisional.

Martinelli se mantiene en su residencia, luego de cese de la medida cautelar de detención provisional.

Por: Luis Ávila/ Panamá América -

El juicio oral seguido a Ricardo Martinelli Berrocal por las supuestas escuchas telefónicas entra en su fase final, esto con la presentación de los últimos testigos y pruebas documentales de la defensa del expresidente.

LEE TAMBIÉN:  Varela se gastó casi $1 millón para extraditar a “El Loco”

Publicidad

Para el día de hoy, la defensa del exdiputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) continuará con su desahogo probatorio y se espera que presenten sus últimos testigos y pruebas documentales con las que buscan confirmar la inocencia de su defendido.

El equipo legal del exgobernante ha presentado en el juicio un total de 5 testigos y se le han aceptado unas 17 pruebas documentales de 33 que tenían contemplado introducir.

Entre los recientes testigos presentados por la defensa están Betzaida Quintero y Julio Palacios, exfuncionarios del Consejo de Seguridad, quienes narraron los acosos y torturas psicológicas que vivieron a mediados de 2014, tratando de que dijeran cosas que a ellos no les constaba, solo para inculpar al exmandatario. Estos excolaboradores del consejo narraron cómo Rolando López, exsecretario ejecutivo de esta institución, y sus más cercanos colaboradores hostigaban a algunas de las personas que laboraron en el edificio 150, durante el gobierno de Martinelli, incluyendo al testigo protegido, el cual fue premiado con un alto cargo en la OEA en Washington, Estados Unidos. Tanto fueron las presiones a las que fueron sometidos, que incluso uno de los agentes policiales tuvo que ser desarmado porque pensó en el suicidio.'

En el caso específico de Quintero, esta por no querer colaborar fue aislada por tres meses en un edificio vacío que solo tenía un sillón para que se sentara.

Mientras que Palacios fue enviado de vacaciones por 100 días y luego fue puesto a cuidar por 60 días en una de las garitas de acceso al consejo, esto a pesar de no ser un agente policial.

Alegatos finales
Luego de culminado el desahogo probatorio de la defensa del exgobernante, lo que procede es el alegato final de las partes, que no es más que la sustentación de su teoría del caso, la cual buscan acreditar ante el Tribunal de Juicio.

Contenido Premium: 
0