Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Mejía se niega hasta aceptar renuncia de Martinelli

Martinelli se negaba a asistir a la audiencia y fue sacado casi desnudo por Fuerzas Especiales de la Policía Nacional, a pesar de haber sido sometido a dos electrocardiogramas

Redacción / Crítica

El magistrado “de garantías” Jerónimo Mejía se negó hasta reconocer la decisión del exmandatario Ricardo Martinelli de renunciar al Parlacen, para que la Corte Suprema de Justicia de Panama decline competencia para conocer el caso de los pinchazos.

Mejía dijo que la Corte mantiene y retiene la competencia del caso, lo cual fue apelado por la defensa del expresidente y eso lo debe definir el pleno de la Corte. Pero nuevamente el magistrado de “garantías” dijo que no podía apelar nada.

Ya antes Mejía se había negado a reconocer como periodo de detención provisional el año que Martinelli había permanecido preso en Miami por una orden de la propia Corte

La defensa de Ricardo Martinelli reiteró que la Corte perdió competencia para conocer el caso pinchazos tras la renuncia del expresidente al Parlacen, hecho que fue confirmado por el propio exgobernante y en documentos entregados en la subsede de ese organismo en Panamá y la sede principal en Guatemala.

Publicidad

Ayer fue una larga jornada, Martinelli se negaba a asistir a la audiencia y fue sacado casi desnudo por Fuerzas Especiales de la Policía Nacional, a pesar de haber sido sometido a dos electrocardiogramas y recibir la atención de una ambulancia del 911, donde se reiteró su arritmia, que había sufrido con anterioridad un infarto

El exmandatario, de 66 años, llegó a la Corte esposado, pantalón corto y con una camiseta negra, en un ridículo operativo de policías con pasamontañas y armados con fusiles de guerra como si se tratara de un peligroso terrorista.

Antes del traslado, la exprimera dama Marta Linares de Martinelli advirtió que si algo le pasaba a su esposo responsabilizaba al médico Feliciano Maure, al mandatario Juan Carlos Varela y el jefe de espionaje Rolando López Pérez.

¡En Panamá no se vive una democracia; los que hoy se ríen por lo que le pasa a Martinelli, cuidado que mañana lloran cuando les suceda a ellos!, sentenció la exprimera dama.

En la audiencia, Martinelli en varias ocasiones colocaba las manos en su rostro enrojecido que ponía al descubierto una evidente alza de su presión arterial.

“El Loco” pidió la palabra y le dijo a Jerónimo Mejía que en El Renacer le advirtieron que el “magistrado de garantías” lo quería “vivo o muerto” en la audiencia a lo que el integrante de la Corte respondió que el que le dijo eso mintió.

Ricardo Martinelli exclamó que no sabía porque Mejía lo odia y le guarda rencor, pero a la vez exclamó que había renunciado al Parlacen y la Corte no era competente para conocer su caso y que esperaba que otra instancia deseche las incongruencias del magistrado fiscal Harry Dìaz.

Yo soy un perseguido político, me han vulnerado mis derechos y mi salud. Falsean las informaciones médicas y hasta sospecho que el Dr. Maure trabaja para el Consejo de Seguridad, añadió.

Por su parte, el médico dijo ante el tribunal que no quería “joder” a Martinelli y que consideró que la situación del exmandatario no requería su ingreso a un hospital.

El fiscal Harry Díaz cuestionó que el tribunal no podía abordar a cada momento los temas de salud de Martinelli y alegó que éstos urgieron por su huelga de hambre.

Durante la audiencia, la defensa de Martinelli presentó una recusación contra Jerónimo Mejía por considerarlo un magistrado no imparcial.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
No dejes de leer
Block title
Block content
Block title