¡Pa’ fuera el Ombudsman”!

¡Pa’ fuera el Ombudsman”!

¡Pa’ fuera el Ombudsman”!

Por: Yorlenne Morales / Crítica Impreso -

El Defensor del Pueblo, Alfredo Castillero Hoyos, fue removido ayer por la Asamblea Nacional, luego de una sesión en la que salieron a relucir aspectos escabrosos sobre presunto acoso sexual a subalternas.

Castillero Hoyos llegó desafiante a eso de las 4:00 p.m. al Palacio Justo Arosemena, pero a las 7:45 p.m. unos 65 diputados votaron por su remoción por “negligencia notoria” en el ejercicio del cargo. Hernán Delgado fue el único que votó en contra y hubo dos abstenciones.

Publicidad

Desde que llegó al pleno, el “Ombudsman”sabía que iba para afuera. "Probablemente,es la última oportunidad que les hablaré como Defensor del Pueblo de Panamá, todo sugiere que esta sesión es un mero formalismo, pues ya se sabe cuál será su desenlace", expresó.

“No voy a renunciar. Si quieren removerme, que lo hagan consciente que se trata de un atropello y una ilegalidad que afecta la frágil institucionalidad de los derechos humanos en Panamá”, exclamó Castillero Hoyos, afirmando que eran “falsas” las acusaciones de acoso sexual. Alegó que se habían violado la presunción de inocencia, el debido proceso, se nos dejó en total indefensión. Castillero Hoyos alegó que había interpuesto recursos ante la Corte Suprema de Justicia y ante la propia Asamblea.

Pero, la diputada Zulay Rodríguez empezó el contraataque, revelando que una funcionaria declaró ante la Comisión de la Mujer que tuvo relaciones con Castillero Hoyos, que ni siquiera quería utilizar “preservativo”.

"Ella tiene fotos de todo lo que paso... fue algo que pasó fue de manera supuestamente voluntaria, pero usted ejercía cargo de superioridad. Ella tiene los recibos del transporte de Uber hasta su apartamento en el edificio Caracol Life. La víctima lo visitó en su casa", afirmó Zulay Rodríguez.

Pero además se metió con otras cuatro mujeres, incluyendo una casada que ganaba $3,000, pero que por miedo al escarnio, porque tiene esposo e hijo, prefirió renunciar, exclamó la diputada perredista.

Rodríguez alegó que se le dio la oportunidad a Castillero de explicar las acusaciones, pero que "por su arrogancia y prepotencia" no lo hizo.

La diputada del Molirena, Corina Cano, sostuvo que Castillero Hoyos no tenía autoridad moral para seguir en el cargo. "Estamos hablando del Procurador de los Derechos Humanos, cuestionado pos asuntos muy serios", sostuvo.

Jairo “Bolota” Salazar fue más duro y en su típico estilo crudo le dijo al Defensor del Pueblo: "eres una corrupto, acosador. Cada vez que veo un hombre como ese me dan ganas de apretarle el cuello, porque pienso en mis seis hijas".

"No aceptamos corruptos ni acosadores. Tenemos pruebas... qué quieren que saquemos las pruebas en la TV... me da hasta pena, porque hasta lo tiene chiquito", manifestó el diputado por Colón.

En el período de preguntas y respuestas ante el pleno, Castillero Hoyos alegó que lo que hizo la Comisión de la Mujer fue una “expedición de pesca” al pedir que viniera el que fuera de decir lo que sea. También sostuvo que ya no importaba lo que pudiera aclarar, porque su nombre quedó manchado por un proceso que tendrá consecuencias nacionales e internacionales., porque todos partieron de la premisa de era “culpable”.

“Mi trato con las funcionarias, y de cualquier persona con quien me toque interactuar siempre se ha dado entre el marco del respeto a la dignidad humana, porque vengo de una familia que me educo con valores y principios morales y éticos, donde cada persona tiene un valor importante indistintamente de su estrato social o cualquier otra condición”, aclaró.

Contenido Premium: 
0