Se agrava escándalo de los albergues y protestas no bajan la presión

Se agrava escándalo de los albergues y protestas no bajan la presión

Se agrava escándalo de los albergues y protestas no bajan la presión

Se agrava escándalo de los albergues y protestas no bajan la presión

Se agrava escándalo de los albergues y protestas no bajan la presión

Se agrava escándalo de los albergues y protestas no bajan la presión

Se agrava escándalo de los albergues y protestas no bajan la presión

Por: Redacción / Crítica Impreso -

Grupos de jóvenes protestaron ayer martes contra los abusos sexuales y maltrato físico y psicológico sufridos por niños en albergues denunciados en un extenso informe parlamentario, y lo que consideran la inacción del Estado para enfrentarlos.

“Esta es la juventud peleando por los niños que fueron violados sexual, física y emocionalmente, fueron desprendidos totalmente de sus derechos humanos (...) el Estado les falló“, declaró a Efe José Isaac González, fundador de la plataforma “Sal de las redes.”

Publicidad

La subcomisión de la Asamblea Nacional creada por la Comisión de la Mujer, la Niñez, la Juventud y la Familia y conformada por Yesenia Rodríguez, Petita Ayarza y Gabriel Silva, quien habilitó a Walkiria Chandler, hizo público hace casi dos semanas un informe con evidencias de que en esos albergues se cometieron desde 2015 una serie de irregularidades contra decenas de menores, que provocaron condiciones “infrahumanas” para habitarlos.

Los albergues en Panamá, unos 50 con una población de cerca de 1.200 menores según datos oficiales, son administrados por ONG y fundaciones, pero están bajo la supervisión del Estado - a través de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf)- que en muchos casos además les otorga fondos públicos.

Para Aubrey Baxter, otro de los manifestantes reunidos este martes ante un edificio gubernamental sede de varios ministerios, este caso de los abusos en los albergues debe ser un punto de inflexión para que los panameños decidan “si queremos seguir en las mismas porquerías que tenemos, donde todo el mundo queda enmarañado en corrupción, o vamos a cambiar esto.”

Baxter además se quejó de la “poquísima información” sobre el estado de las víctimas de los abusos, así como de las investigaciones abiertas, ocho según el Ministerio Público.

La diputada Zulay Rodríguez, presidenta de la Comisión de la Mujer, la Niñez, la Juventud y la Familia del Parlamento, dijo a Efe que “los abusos los cometían los mismos internos” en los albergues y que también hay “niñas que denuncian que religiosos les dejaban embarazadas y se cometían abortos.”

La diputada no detalló a qué tipo de creencia pertenecen estos “religiosos“, pero el informe ejecutivo, al que Efe tuvo acceso, detalla que la mayor parte de esos hogares “están regentados por fundaciones, oenegés y organismos de corte religioso“, y en estos últimos “los de denominación evangélica superan a los católicos.”

No descartan que haya cientos de víctimas y que sea un asunto que implique a Administraciones pasadas.

Desde que se reveló el informe parlamentario las protestas públicas, sobre todo de los jóvenes, no han cesado.

Ante la presión social, la semana pasada el mandatario panameño, Laurentino Cortizo, se vio obligado a dar un escueta declaración grabada y transmitida por televisión en la que pedía el máximo castigo para los responsables, pero sin dar detalles de qué acciones ha tomado su Gobierno ni en qué dirección.

Cortizo instruyó a la Senniaf y al Mides a constituirse como “querellantes” en el proceso judicial de la Fiscalía - donde las diputadas de la subcomisión presentaron el informe junto con una denuncia-, lo que ha sido calificado por diputados y sectores sociales como un “desatino jurídico” e “inmoral.”

La Fiscalía ha dicho que tiene abiertas 8 investigaciones por irregularidades en albergues, algunas de hasta dos años, y que hay imputados, aunque se desconocen los detalles de estos casos.

Contenido Premium: 
0