Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Siguen pidiendo justicia a 13 años de la Tragedia de La Cresta

Los dos sobrevivientes aseguran que la justicia ha sido cercenada este caso y lamentan que el servicio de transporte público no mejore totalmente.

Por: Redacción/ Web -

Un accidente de tránsito imborrable que llenó de luto a PanamáSobrevivientes y familiares de las 18 víctimas fatales conmemoran hoy, miércoles 23 de octubre, 13 años de la Tragedia de La Cresta.

En este trágico suceso ocurrió en el autobús  8B-06 de la ruta Mano de Piedra - Corredor Norte  que se incendió en la avenida Martín Sosa, altura de La Cresta, donde 18 pasajeros murieron calcinados y otros pudieron salvarse de las llamas.

LEE TAMBIÉN:  Investigan tráfico ilegal de armas en Panamá

Los actos en memoria de los fallecidos y sobrevivientes iniciaron hoy con una misa en la Basílica Menor Don Bosco, posteriormente realizarán una romería hasta el punto donde ocurrió este hecho de tránsito. Allí recordarán a los fallecidos, donde volverán a retocar con pintura los corazones azules como parte del homenaje póstumo.

Piden justicia

Los sobrevivientes Lidia Atencio y Luis Contreras aún recuerdan el triste episodio que marcó sus vidas. Afirman que la justicia ha sido cercenada este caso y lamentan que el servicio de transporte público  no mejore totalmente.

Contreras aseguró no se puede olvidar esta desgracia, pero aún más triste que no se haya hecho justicia a nivel de los tribunales panameños y ver que las autoridades encargadas de regir el transporte público no han hecho nada para que el usuario se sienta seguro y cómodo.

¿Qué ocurrió?

La Tragedia de La Cresta o la Tragedia de la Martín Sosa fue un incendio declarado en un autobús de servicio público ocurrido en la ciudad de Panamá el 23 de octubre de 2006, específicamente en la Avenida Martín Sosa, en el área de La Cresta. Este accidente marcó un cambio social al demostrar el colapso evidente del sistema de transporte público en el país.

Este hecho ocurre principalmente por un desperfecto mecánico en el sistema de refrigeración del bus 8B-06 de la ruta Mano de Piedra - Corredor Norte.  Al llegar el bus a dicha avenida comenzó a arder; debido a que el bus no tenía las medidas de seguridad tales como extintor o puertas de emergencia, muchos pasajeros no tuvieron tiempo para escapar, y en total unos 18 pasajeros murieron calcinados en la parte trasera del bus (13 mujeres y 5 hombres, 2 de los cuales son niños).

El resto de los pasajeros pudieron escapar por las ventanas, donde hubo 25 heridos y dos de estos quedaron con severas quemaduras de segundo y tercer grado y fueron enviados al Hospital Santo Tomás, donde tuvieron que ser operados con injertos de piel.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content