Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Productores piden declaratoria de emergencia por sequía

El vicepresidente de la Asociación Nacional de Ganaderos, capítulo de Los Santos, Edwin Valdés, indicó que los ríos ya empiezan a secarse, mientras que en las fincas el alimento empieza a agotarse, sobre todo a los pequeños productores.

Por: Thays Domínguez /Web -

Estado de emergencia solicitan que se declare en la región de Azuero debido a la dura situación que se vive en las fincas, producto de la temporada seca, donde se reporta la muerte de gran cantidad de reses, así como pérdida de cultivos.

Esta declaratoria de emergencia, aseguran productores agropecuarios serviría para agilizar la entrega de ayuda, que les permita impedir que más animales sigan muriendo debido a la falta de agua.

Y es que, según estimaciones de los productores, unas mil reses podrían haber muerto producto de la falta de agua y alimento, número que podría incrementarse en las próximas semanas pues no hay indicios de lluvias en la región.

El vicepresidente de la Asociación Nacional de Ganaderos, capítulo de Los Santos, Edwin Valdés, indicó que los ríos ya empiezan a secarse, mientras que en las fincas el alimento empieza a agotarse, sobre todo a los pequeños productores.

Añadió que es necesario que el Gobierno haga un conteo de las reses que ha perdido cada productor, para que puedan resarcirse las pérdidas, que se dan tanto en Herrera como en Los Santos.

Ángel Peralta, del movimiento Productores al Rescate, indicó que la situación amerita que se de la declaratoria de emergencia nacional ya que además de Azuero, en otras regiones como Coclé también se dan afectaciones por la sequía. 

"Viendo la situación del clima actualmente, y por los pronósticos que ya se tenían, podemos percibir esta difícil situación. Aún están soplando fuertes vientos alisios, por ello ya es meritorio que se establezca un estado de emergencia" indicó Peralta.

En las provincias de Herrera y Los Santos, varios afluentes importantes ya han bajado drásticamente su caudal, afectando fincas y cultivos a su alrededor, mientras que otras fuentes de agua como pozos y abrevaderos, también presentan ya un marcado agotamiento.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content