Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

26 tiros contra la pareja asesinada en La Siesta

Desde la noche anterior al crimen, cerca de la calle, un auto sedán color oscuro estaba rondando, incluso se detuvo en la esquina de la calle.

Por: Jorge Luis Barría Crítica -

El silencio por temor reina entre los moradores de las calles aledañas a la C-1, en la barriada Buena Vista, de La Siesta, corregimiento de Tocumen, luego del doble homicidio cometido frente a la casa 66-C.

Fueron más de 26 casquillos de diferentes armas de fuego que había en el pavimento, luego de la ráfaga de tiros que le hicieran a Tayro Omar Mejía y a Karen Gutierrez, dentro de su auto, de donde se disponían a bajar, pero tres sicarios los acribillaron.

Publicidad

En la escena del crimen, hasta ayer, se mantenía acordonado el auto donde falleció la pareja, adicional tenía unas cintas de cadena de custodia, color rojo, en sus puertas, para resguardar la evidencia, así como dos unidades ciclistas de la Policía Nacional, quienes custodiaron el área hasta que llegaran las autoridades del Ministerio Público.

Silencio

A pesar de ser una calle tranquila, el miedo de los residentes era latente; las puertas de las casas estaban cerradas, unas porque sus ocupantes no querían hablar con nadie, otras porque las personas se encontraban trabajando y en algunas sus moradores se limitaban a decir solo que escucharon los disparos, pero se escondieron y no saben lo que pasó.

Se conoció que desde la noche anterior al crimen, cerca de la calle, un auto sedán color oscuro estaba rondando, incluso se detuvo en la esquina de la calle, pero los residentes no le prestaron atención. El mismo día del crimen, otro auto color gris pasó varias veces por la calle, de manera sospechosa, pero tampoco le prestaron atención, ya que confiaron que todos por ahí eran personas de bien.

LEE TAMBIÉN: Lo condenan a 10 años de prisión por abusar de menor

A la casa, donde la pareja tenía aproximadamente una semana de vivir alquilados, llegaban muchas personas a visitar, y según un residente, le causaba mucha suspicacia, pero como tenían poca relación, no decía nada.

La mañana de ayer familiares de Karen llegaron hasta la residencia a buscar vestimenta para el niño, ya que producto del hecho, su ropa y él habían quedado ensangrentados.

Las autoridades investigan lo ocurrido, ya que la forma en que se dio el doble asesinato da luces de que pudo ser represalia por algún supuesto hecho ilícito cometido y los asesinos tomaron venganza.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content