Llegaron a repartir bala, no iban a comprar pescado

Los residentes de las casas cercanas al lugar, piden mayor presencia policial ara evitar esos hechos que ponen en riesgo la vida de muchos.
Este fue el sujeto trasladado al Hospital Santo Tomás. Foto: Alexander Santamaria

Este fue el sujeto trasladado al Hospital Santo Tomás. Foto: Alexander Santamaria

Por: Redacción/Foto: Alexander Santamaria Crítica -

La venta de pescados, patacones y frituras transcurría con normalidad en una residencia a orilla de la vía, en el sector #2 de Las Colinas, específicamente en el área de La Palmita, corregimiento Belisario Frías, en San Miguelito, cuando unos hombres armados llegaron y comenzaron a repartir plomo.

Su intención no era ir en busca de alimentos, su blanco era, presuntamente, algunas de las personas que estaban afuera de la vivienda.

Publicidad

Lograron su objetivo, pues dejaron tres personas heridas con arma de fuego. Luego escaparon del lugar como si nada hubiera pasado.

Leer También: Ladrones apuñalan a gringo para robarle
Fueron llevados a la policlínica

Los heridos se trasladaron por sus propios medios a recibir atención médica a la policlínica Generoso Guardia en Santa Librada.

Uno de los afectados, un joven de 20 años de edad, sufrió una herida de arma de fuego en la pierna izquierda.

Otro, de 27 años, tenía tres impactos en su anatomía; uno en la costilla derecha, pierna izquierda y en el abdomen.

Puede Leer: Miranda: patrulla policial llevaba a un hombre a comprar comida
La bala le salió por el glúteo

Mientras que uno de los vecinos, de 33 años, quien también fue impactado, tenía un impacto en el muslo derecho con salida en el glúteo derecho.

Quien llevó la peor parte fue el hombre de 27 años, ya que por su condición delicada tuvo que ser trasladado al cuarto de urgencias del Hospital Santo Tomás, allí fue intervenido y se mantiene hospitalizado.

Además: Avanzan las investigaciones por los tres muertos en La Peña
Desesperación

A eso de las 9:35 de la noche del sábado, entre una gran cantidad de unidades policiales; de la Dirección de Investigación Judicial, Dirección de Investigación Policial y de la Fuerza de Tarea Conjunta Águila, los familiares de los tres baleados llegaron a la policlínica y estaban desesperados por conocer el estado de salud de sus seres queridos.

Algunas mujeres lloraban y entre ellas se abrazaban desesperadamente.

Las puertas del cuarto de urgencias fueron cerradas y se mantenían custodiadas por los policías para evitar que ningún familiar ingresara al área reservada.

Podría Ver: Lo encuentran sin camisa y golpeado en Tolote
Ventas de frituras y pescado

En la residencia donde se dio el ataque, los fines de semana suelen vender frituras, pescados y patacones, entre otros refrescos.

Algunos vecinos del sector llegan a ‘parquear’ y a consumir los productos, pero en esta ocasión el negocio fue dañado por los atacantes, quienes llegaron supuestamente a bordo de un taxi, se bajaron, cruzaron la calle y abrieron fuego sin ver quién era quién.

No les importó que hubiese algunas personas fuera de la morada, se escucharon muchas detonaciones con armas, presuntamente, de grueso calibre.

Contenido Premium: 
0