Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Lo que se conoce del caso que toca a la iglesia y al padre Cosca

El sacerdote Cosca, también fue llamado a declarar y a realizarse las pruebas de cotejo y según indicó el informe del MP.

Por: Jorge Luis Barría/Web -

La madrugada del 7 de julio fue crucial en la habitación "47 de un hotel en la ciudad, lo que aparentaba ser un fin de semana de fiesta y mucha diversión entre un grupo de amigos, terminó con la muerte de uno de los huéspedes de la habitación que se encuentra en un primer piso, de las cabañas frente a la piscina.

La habitación fue alquilada el día 6 de julio por el sacerdote David Cosca a nombre de Hidadi Santos Saavedra, quien en un tiempo fue monaguillo en una de las iglesias en las que era presbítero.

Publicidad
Aquel día, Hidadi quien estaba con su cuñado Eduardo Calderón y tras coordinar se encontraron con una amiga pasada las 4:00 de la tarde, pero cerca de las 6:00 p.m, Hidadi les indicó que iba donde el padre Cosca a buscar la llave de la habitación donde pasarían aquella noche, dos horas después apareció y los tres se fueron hasta la habitación.

¿Qué sucedió?

Una vez se encontraron las tres personas dentro de la habitación 47, fueron hasta el balcón a tomarse un par de tragos y pasar un rato ameno con música incluida, todo entre amistades, pero las horas transcurrieron y con un par de tragos en la cabeza, Hidadi le propuso a su amiga, que tuvieran sexo con Eduardo, es decir un "trío"

La propuesta no fue muy bien acogida por la mujer, quien se enojó con Hidadi y pasada la medianoche decidió irse a su casa.

LEE TAMBIÉN: Cosca confesó a sospechoso de crimen en El Panamá

El calendario ya registraba como fecha el sábado 7 de julio y en la cabaña quedaron solos, Santos Saavedra y Eduardo Calderón.

Las próximas horas fueron las cruciales, ¿qué hicieron desde las 12:30 media noche hasta las 2:30 Hidadi y Eduardo? ¿Llegó alguien más al cuarto? Los interrogantes quedan luego que Valentín Calderón, quien estaba hospedado en el cuarto #20 encontrara a Eduardo en medio de un charco de sangre y casi agonizando, cuando se dirigía supuestamente a buscar hielo.

Tras el hallazgo Valentín buscó ayuda en los seguridad del hotel, quienes dieron parte al 9-1-1 y al llegar trasladaron al hombre con vida al Hospital Santo Tomás, quien se mantenía aún.

La escalera estaba manchada en sangre, misma que recorría todo el pasillo hasta llegar a la puerta 47 y 48, ambas eran las últimas del edificio frente a la piscina, en la puerta de la habitación 48 había una mancha de una mano ensangrentada, lo que levantó más sospechas.

Al revisar quienes eran los ocupantes de las habitaciones se percatan que una de ellas había sido solicitada por el sacerdote, pero estaba Hidadi Santos Saavedra, por lo que junto a unidades policiales quienes llegaron empezaron a tocar la puerta, pero nadie salía.

El llamado fue constante y al notar que nadie salía optaron por entrar por el balcón ingresando por la habitación 48 y al llegar y encender la luz observan a un hombre desnudo arropado con sábanas. Era Hidadi, quien al ser cuestionado de qué había pasado, solo dijo que creía que le habían robado.

En ese instante lo sucedido no trascendió a más, en la mañana Ramiro Acevedo, hermano de Eduardo, recibió una llamada de la mamá de Hidadi, quien le preguntó que si sabía lo que había pasado y que buscara a Eduardo en el Santo Tomás, indicándole, según revela un informe, que Hidadi Saavedra presentaba golpes y una cortada en la cara.

Acevedo se acercó al hotel a realizar averiguaciones, donde le hicieron entrega de las pertenencias de Eduardo y al entrar a la habitación se percató que Hidadi ya no estaba, solo habían sábanas manchadas de sangre, así como la almohada.

LEE TAMBIÉN: ¡Un cura en caso del hotel El Panamá!

Ramiro una vez salió del hotel se dirigió al Hospital Santo Tomás, donde el médico le indicó que su hermano debido a un fuerte golpe en la cabeza se encontraba en estado crítico.

El día 8, el personal de Criminalística llegó a la morgue del hospital y registró la muerte de Eduardo Calderón producto de golpe contundente en al cabeza.

El caso fue manejado de manera muy sigilosa, y no fue hasta el 21 de julio cuando se le hizo audiencia de control de garantías a Hidadi Saavedra, quien quedó detenido como principal vinculado al hecho.

El silencio reinó hasta este domingo, cuando el arzobispo José Domingo Ulloa,  anunció la separación de un sacerdote por estar vinculado a una investigación. En la conferencia, nunca revelaron el nombre, ni qué investigación era. Sin embargo, el lunes se menciona el nombre del padre Cosca, por ser la persona quien hizo la reservación del hotel.

Tras el escándalo, la abogada Holanda Polo, defensora del principal indiciado, dijo a los periodista que el padre no tenía nada que ver en el caso, que lo quisieron involucrar como una cortina de humo para tapar lo que se denunciaba contra Rolando López y el Consejo de Seguridad.

Pero no solo Polo habló, la defensora de Valentín Calderón, quien encontró el cuerpo de Eduardo, reaccionó muy eufórica, aduciendo que quieren involucrar a su representado al hecho, porque le hicieron allanamiento en su residencia buscando la llave azul de la habitación #47, además de someterlo a pruebas para cotejar la sangre de él con la encontrada en el hotel.

El sacerdote Cosca, también fue llamado a declarar y a realizarse las pruebas de cotejo y, según indicó el informe del MP, David Cosca dijo que él solo fue a conversar con Hadidi y lo confesó, pero que después de eso se retiró del hotel.

En medio de un comunicado Kenia Porcell, procuradora General de la Nación, destacó que la investigación se inició hace dos meses y que por lo compleja han asignado a fiscales especiales.

LEE TAMBIÉN: ¡Rompecabezas!, el caso del crimen en El Panamá

También advirtió que quien filtra carpetillas del caso violan la ley y los principios del Sistema Penal Acusatorio, que establecen la reserva hasta el acto de audiencia. 

Han salido en redes información y documentos y eso está prohibido por ley…hay reglas muy fuertes, muy rígidas, e incluso hay procedimientos disciplinarios en caso de que fuese un funcionario, y procedimientos a nivel de justicia ordinaria en el caso de que personas o allegados o quienes tuvieron acceso a la carpetilla y a los documentos, los hayan puesto a circular, advirtió la procuradora.

Hasta el momento se desconoce si las cámaras de vídeo vigilancia del hotel han revelado algún dato adicional al hecho, que mantiene fuera de su cargo a David Cosca y bajo detención provisional a Hidadi Santos Saavedra. 

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title